Publicado el: 20 Dic 2016

Un belén con enfermera

El nacimiento de la residencia de Grullos reproduce su propio edificio y hasta a su sanitaria Noelia Fernández, que deja su puesto tras trabajar en el centro desde su fundación

El centro geriátrico de Grullos, con su enfermera Noelia en la puerta, en el belén

L. S. N/Grullos (Candamo)

Si hubiera premios a la originalidad de los belenes asturianos, y a la ilusión con la que se montan, sin duda uno iría a parar al nacimiento de la residencia Alcalde José Luis Fernández, de Grullos (Candamo), en el que dos trabajadoras, Fabiola Sarasola y Carmen Fernández Suárez, han volcado toda su dedicación y fantasía desde hace meses, implicando también a maridos y colaboradores. El nacimiento reproduce a escala el propio centro geriátrico, y en la puerta un pollito amarillo vestido de enfermera representa a Noelia Fernández, que es el alma del centro desde su fundación, pero que este mismo mes deja su puesto para trabajar en otro destino, en el Sespa. Noelia Fernández se incorporó a la residencia geriátrica de Grullos hace cinco años, cuando se fundó, y fue la encargada de desarrollar todos los protocolos de enfermería. «Vamos a notar tanto que se nos va, que hemos querido hacerle un homenaje. Hasta compusimos un rap para cantarle en su despedida», cuenta Fabiola. «Para mí, este centro ha sido esencial en mi formación. Me voy muy agradecida de todo el equipo y de los residentes», asegura Noelia.


El belén en el que se representa a  Noelia, transmutada en un pollito vestido de enfermera, destaca por su originalidad. Además del centro geriátrico cuenta con una pequeña huerta de fresas, «para que se vea que es de Candamo», un molino construido de piedra, con su rueda y todo, y hasta una reproducción del bar La Fresa, uno de los de la localidad; las figuras del nacimiento están hechas por las propias trabajadoras del centro, reciclando botes de yogur. Un nacimiento que da alegría de vivir.


La residencia de Grullos fue construida por el Ayuntamiento de Candamo en 2009, y forma parte de los establecimientos residenciales que gestiona el ERA. Cuenta con 24 plazas  y un amplio equipo, con una enfermera, nueve auxiliares, un fisioterapeuta, una cocinera, una terapeuta ocupacional, además de la dirección y el personal de mantenimiento.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa