Publicado el: 21 Dic 2016

Culmina la restauración de Santo Adriano de Tuñón

La iglesia está pendiente de la limpieza final y el párroco estudia con el Arzobispado las condiciones de su apertura al público y al culto

Los restauradores, trabajando en el testero del monumento, en una imagen de archivo

Redacción/Santo Adriano

La restauración de las pinturas del testero de la iglesia prerrománica de Santo Adriano de Tuñón ya ha concluido. El templo, una auténtica joya del arte asturiano, abrirá ahora al público, aunque aún están sin definir los horarios y las condiciones en los que se mostrará a los visitantes.

La empresa que se encargó de la restauración de las milenarias pinturas, Tracer, de Madrid, recogió la pasada semana los andamios. Ayer, el párroco de Proaza y Santo Adriano, Rafael Giménez, estuvo durante la mañana en la iglesia, para plantear las labores de limpieza que ahora es necesario acometer. «Queda definir con el Arzobispado el horario de visitas y quién se hará cargo de las mismas. Ebn los últimos tiempos las estaba realizando la asociación La Ponte. Hay que ver las condiciones en las que se volverá a abrir el templo, que es una auténtica maravilla», señala el sacerdote, que considera que los trámites con el servicio de Patrimonio del Arzobispado y las tareas de limpieza «aún llevarán un poco de tiempo».

Aunque aún no sin decidir, no está en principio previsto abrir la iglesia prerrománica al culto permanente, ya que se trata de una parroquia con pocos feligreses, aunque el párroco matiza que se podrá abrir en ocasiones especiales y para celebraciones.

La restauración, impulsada por el Ministerio de Cultura, ha sido desarrollada por los restauradores Luisa García y Eduardo Mendoza, que utilizando las últimas tecnologías han conseguido recuperar casi de forma completa la decoración geométrica que rodea la ventana, y documentar la cruz, ya desaparecida, del altar principal.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa