Publicado el: 21 Dic 2016

El regreso de los aguinaldeiros, en la Casa de Cultura de Grado

La fotógrafa Mara Herrero retrata la recuperación de la tradición de las mascaradas para pedir el aguinaldo de San Juan de Villapañada, el Valledor y Tormaleo

La Voz del Cubia/Grado

Si el domingo pasado los aguilandeiros o aguinalderos de San Juan de Villapañada divirtieron y asustaron a los vecinos y curiosos, ahora llegan a la Casa de Cultura de Grado, a través de la mirada de la fotógrafa Mara Herrero, y con textos de Ramses Ilesies y Xosé Ambás, que en asturiano, gallego asturiano y castellano relatan la historia de esta tradición.

La muestra «¡Vuelven los aguinaldeiros! Mazcaradas de San Xuan de Villapañada, el Valledor ya Tormaleo» se inaugurará esta tarde, a las 19,00 horas. En total, son 28 las fotografías que muestran las comparsas de aguinaldeiros de estos tres lugares de los concejos de Grado, Allande e Ibias, que se han recuperado en los últimos años y que tienen un doble valor social. Por una parte, recuperar una de las costumbres más antiguas y populares que existía en Asturias (y en toda Europa) entre los jóvenes, que salían en comparsas, a menudo disfrazados y enmascarados, y representando actuaciones transgresoras. Estaban formadas por personajes muy bien definidos: la Dama, el Galán, el Osu, el Diablu, el Maragato, el Cura, etc. Recorrían todas las casas de las parroquias y pedían dinero y alimentos (castañas, embutidos, etc.). Con la ganancia del aguinaldo celebraban una comida de fiesta. Los aguinaldos reforzaban la sociabilidad y la identidad de los más jóvenes, y también de todos los vecinos de la parroquia que los recibían en sus casas y compartían con ellos alimento y bebida.

Esta costumbre desapareció con la terrible crisis sociocultural que padece el medio rural desde hace más de cincuenta años, y ahora vuelve a renacer con gran fuerza en algunos lugares de Asturias, como los tres que se muestran en esta exposición. Y este es su otro valor social, pues esta recuperación está sirviendo, otra vez, para aumentar las relaciones sociales de los vecinos, en unos pueblos en los que impera la soledad, y, sobre todo, para elevar su autoestima y favorecer la alegría en unas comunidades envejecidas y con poca ilusión.


La exposición está organizada por el Muséu del Pueblu d’Asturies en el marco de su labor como museo coordinador de la Red de Museos Etnográficos de Asturias (Consejería de Cultura y Educación del Principado de Asturias y Ayuntamiento de Gijón/Xixón), y circulará por diferentes museos de esta Red, integrada por catorce museos, y por casas de cultura durante todo el año de 2017.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa