Publicado el: 27 Dic 2016

[Desde Proaza] Cuevas y leyendas

Por Loli GALLEGO

Encelaona / Foto de Loli Gallego

Situado en la falda de la peña que lleva su nombre, custodiado en su antigua entrada por los montes de Santo Tomás y Fernanchin, por donde discurre el río Misa (que al llegar a las praderas toma el nombre de Picarós) sirviendo de deslinde entre los concejos de Proaza y de Santo Adriano, hasta su desembocadura en el Trubia…
Tiene Serandi construidas sus casas en la ladera de la montaña, lo que hace que éstas se apiñen unas contra otras formando estrechas y empinadas callejas que van descendiendo hacia una pequeña plazoleta donde se encuentran los edificios más notables, la iglesia y la escuela.
El pueblo continúa hasta encontrarse con el camino centenario, única comunicación, hasta que se hizo la carretera, para desplazarse a otros lugares.
Su entorno es agreste y rodeado de peñascales propio para una ganadería menor, como la ovina y caprina, ya que los mejores pastos se hayan en las alturas que dan sustento al ganado bovino.
Cuenta con diversas cuevas, y algunas tienen leyendas, como la de Las Madexas, en la que se decía que habitaban las xanas, diminutas ninfas que hilaban madejas de oro para tenderlas en la mañana de San Juan. Cuántas veces las vieron salir de la cueva de las Madexas y de la fuente de los Misiegos al brillar el lucero del alba.


Esta cueva según me contó Isaac, era utilizada por la gentes del pueblo para hilar y tejer. El producto lo llevaban a una presa construida en el río Misa para hacer un batán, que es un artilugio hidráulico movido por un eje y donde los mazos de madera que golpean los tejidos abiertos los encurten transformándolos en otros más tupidos.
Otra leyenda nos cuenta que en el canto de Copinín, en lo más profundo, había un templo dedicado al dios pagano Pan, dios protector de los pastores y de los rebaños.
Otra de las cuevas es la conocida como de los Pimpanos, ya que de su techo cuelgan estalactitas.
También está la llamada cueva del Mar, por su situación orientada hacia la costa.
En la sierra que circunda la parte derecha de Serandi se encuentra otra cueva llamada del Empenadoiro, en la cual se refugia el ganado caprino, pues su acceso es tan difícil, que nunca puede entrar el lobo.
Sí lo hicieron en una ocasión Ramón el de Teodoro, Isaac y Pepito. Según comentaron les costó entrar y allí encontraron trozos de cerámica como cuencos, aunque contemporánea. Quizás fuera un refugio usado durante la Guerra Civil.
También en esa misma sierra hay un gran promontorio conocido como Encelaona.
Finalmente, para terminar con esta descripción física del pueblo de Serandi me referiré al castro del Arvellal.

Castro del Arvellal
Los castros son amurallamientos con pasos entre sí. Su construcción es la fortificación o defensa militar de un determinado territorio. Los castros del centro de Asturias se encuentran construidos en sitios elevados y suelen ser ovalados, contando con una o varias murallas y con pasos interiores.
Del de Arvellal se dice que “vigilaba todo el valle de Proaza y estaba defendido por muros de diferente envergadura y con dos córcovas con contrapaso entre ellas. Su situación está en la zona del camino viejo de Serandi situado en la propiedad de Maruja la de Emiliano.”
Hasta aquí un esbozo de la parte física que conforma este pueblo, así como sus tradiciones y leyendas, las cuales no se deben de olvidar pues son el acerbo y la identidad de los pueblos y si esto se pierde es como si hubiera muerto, aunque esté habitado.
Entiendo que es difícil, pues los tiempos cambian y el interés por lo que fuimos se difumina dentro de los avances tecnológicos. Pero pienso que ambas cosas son compatibles ya que si no, nuestra propia identidad como pueblo desaparece

Comentarios:
  1. Antecualmar dice:

    Los limites de Proaza y Santo adriano seran los nuevos porque de toda la vida los viejos de Serandi dijeron que salian de prada a la cueva antecualmar y al llano las menaorias. Los libros vivientes de serandi hace años por desgracia que no estan y los que quedan me parece que ninguno esta nombrado en el articulo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa