Publicado el: 03 Ene 2017

DGT y Principado colocan señales para proteger a los ciclistas

Se han instalado en los tramos de Trubia-Puerto Ventana, Caranga-Bárzana y Bárzana Pola de Lena, muy frecuentados por las bicicletas en fin de semana

El colectivo ciclista cree que estas medidas son insuficientes y deberían ir acompañadas de campañas de sensibilización

Una de las señales a la entrada de Proaza

F. Romero / Santo Adriano

La Dirección General de Tráfico y el Principado de Asturias han puesto en marcha una iniciativa  para evitar accidentes en los tramos más frecuentados por los ciclistas en la comarca. Se trata de señalizaciones verticales muy visibles, en donde se indica que esa carretera es  frecuentada por ciclistas, por lo que se pide a los vehículos que circulen con precaución y mantengan la distancia de 1,5 metros al rebasar a las bicicletas. Las señales se han instalado en la AS-228 Trubia- Puerto de Ventana, AS-229, Caranga – Bárzana y AS 230, Bárzana – Pola de Lena porque tienen una muy considerable afluencia de ciclistas en fin de semana, pero se actuará sobre algunas otras también, según fuentes de la consejería d Infraestructuras.

Desde el colectivo ciclista de Trubia consideran «positivas» todas las medidas «que orienten o contribuyan a orientar al conductor de la necesidad de respetar a los ciclistas para evitar o reducir los accidentes donde la parte más débil siempre es el ciclista», explica Franco, miembro de esta asociación y habitual ciclista de la zona. Consideran además que las señales deberían instalarse cada 4 o 5 kilómetros. No obstante este grupo entiende que estas medidas por si solas quedarían incompletas «necesitarían además ser acompañadas de campañas publicitarias por la DGT y también de especial vigilancia durante determinados periodos con presencia activa de la Guardia Civil en los tramos de mayor afluencia para que tanto conductores como ciclistas se lleguen a convencer de la necesidad de armonizar los intereses de unos y otros en las carreteras».

Para Iván Álvarez, también del grupo de Trubia y que frecuenta mucho estas carreteras esta es una «buena iniciativa, porque muchos conductores desconocen la normativa de que hay que dejar 1,5 metros al adelantar de distancia de seguridad». A su juicio «todos debemos de concienciarnos, también los ciclistas. por eso desde nuestro grupo facilitamos mucho las maniobras a los conductores y avisamos para que nos pasen»

Son frecuentes los accidentes en estos tramos. Hace un año un conductor atropelló a cuatro ciclistas en Trubia y posteriormente se dio a la fuga, aunque días después se entregó a la Guardia Civil. El atropelló se produjo en la AS-228, a la altura de la fábrica de armas.  Era un equipo de 16 ciclistas que iba disperso en varios grupos. Uno de ellos, formado por cuatro personas, fue alcanzado por el vehículo después de que hiciera una maniobra de adelantamiento en una recta con línea continua.

Otro accidente ocurrió también en el verano de 2015, en el túnel de Caranga, cuando un vehículo conducido por un matrimonio mayor, adelantó dentro del túnel a dos ciclistas. El vehículo decidió adelantarles, golpeando a los ciclistas, que cayeron al suelo.

Las carreteras en donde se han instalado las señales verticales son bastante peligrosas para los ciclistas, y más en esta época en que el tráfico aumenta debido al turismo. Apenas hay arcenes y existe mucha gravilla y cristales en el suelo.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa