Publicado el: 10 Ene 2017

Los guardias piden coordinación tras la muerte de un oso

Fapas acusa al Principado de carecer de medios para hacer la necropsia y asegura que sólo por casualidad se descubrió que el ejemplar hallado en septiembre recibió un balazo

IU pide explicaciones al Gobierno regional y pregunta si hay constancia de que haya aumentado el furtivismo

Cabeza del oso hallado muerto. Foto de Fapas

Redacción/Santo Adriano

La Asociación de Guardias del Medio Natural de Asturias (Agumnpa) ha reclamado más coordinación entre los distintos agentes implicados en la conservación del medio natural asturiano, tras la aparición de un oso muerto en Moal (Cangas de Narcea). La asociación denuncia públicamente que la aparición de este ejemplar, un oso adulto en avanzado estado de descomposición que  fue hallado por unos excursionistas, muestra «la descoordinación a la hora de actuar, donde todos mandan y a la vez nadie lo hace». Agumpa denuncia que «en casos así, a los Agentes del Medio Natural nos tienen como meros espectadores, a pesar de ser, junto con el Seprona, los que tenemos la capacidad legal para tomar muestras, levantar actas, en un delito medioambiental» y reclama «un cambio de modelo que permita a los agentes desarrollar su trabajo de forma más profesional».

La causa de la muerte del oso de Moal aún no ha sido aclarada, ya que aún no se ha realizado la necropsia de sus restos, aunque el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) cuestiona los medios con los que cuenta el Principado para hacer con rigor la autopsia. «Fapas ha preguntado al Serida por los medios técnicos disponibles en el centro de Deva, en Gijón, para realizar las  necropsias de osos. Ninguno, solamente una habitación y una mesa», asegura la organización conservacionista en un comunicado. «Fapas ha podido conocer que  ya en la anterior necropsia realizada al oso que el pasado mes de septiembre apareció muerto en un camino también en la localidad de Moal  y que la Consejería barajaba  las causas  como naturales, que en el desarrollo de la necropsia, la localización del proyectil que causó su muerte fue hecha casualmente, al caerse el resto metálico de la bala sobre una cubeta cuando se manipulaba el cadáver», afirman.

Fapas considera que esta ausencia de medios «no ayuda» al esclarecimiento de las causas de la muerte de osos en la Cordillera Cantábrica, y asegura que es «una estrategia bien planificada y asumida institucionalmente desde hace años para  eludir responsabilidades ante la obligación  legal de  proteger a los osos, al tratarse de una especie prioritaria en peligro de extinción».

Por su parte Gaspar Llamazares, portavoz parlamentario de IU en la Junta General, mostró su preocupación por la nueva muerte de un oso, conocida este fin de semana, en las inmediaciones de Moal, en Cangas del Narcea. El portavoz de IU registró en el Parlamento asturiano unas preguntas dirigidas al Gobierno que quieren conocer  si éste  tiene conocimiento de la reciente muerte del ejemplar   encontrado en Moal  y las medidas que piensa tomar para prevenir estas situaciones que afectan a una especie protegida y  que lamentablemente se han repetido en muy escaso margen de tiempo.  La pregunta hace referencia también a la denuncia que hacen algunas organizaciones ecologistas sobre un presunto incremento del furtivismo en la comunidad autónoma.  “Queremos que el Gobierno se preocupe por esta situación y ofrezca una respuesta con la inmediatez que requiere la gravedad del asunto”, asegura Llamazares.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa