Publicado el: 13 Ene 2017

El Principado evaluará en febrero la eficacia del plan anti-benceno

La consejera anuncia «un nuevo muestreo» cuando finalice el primer paquete de medidas correctoras en Industrias Doy, el próximo mes

Química del Nalón, que culminará en julio la primera fase de medidas, proyecta cambiar el sistema de producción por otro menos contaminante en 2018

Un momento de la reunión con Química del Nalón, en la sede de la consejería

Redacción/Santo Adriano

La consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente evaluará en febrero la eficacia de las primeras medidas de los planes contra la contaminación por benceno que se han comprometido a impulsar (y que en parte ya estaban en marcha) las empresas de Trubia, Química del Nalón e Industrias Doy. A finales del mes que viene finalizan las medidas urgentes que va a acometer Industrias Doy para frenar las emisiones de su factoría. La primera iniciativa, la instalación de un cierre hidráulico en los depósito, se pondrá en marcha la próxima semana, y se completará el mes que viene con la cubierta de las balsas de decantación. La consejera, Belén Fernández, señaló ayer que tanto Industrias Doy como Química del Nalón han realizado «estudios rigurosos» para identificar cuáles son los principales focos de emisión de benceno, que se ha detectado en niveles «inaceptables» en Trubia. Industrias Doy tiene prevista una tercera medida, la instalación de una tecnología que rebaje el nivel de emisiones de una maquinaria complementaria (que se utiliza de manera esporádica), aunque esta iniciativa tardará en estar en funcionamiento unos 11 meses, destacó Fernández. «Hemos insistido en la necesidad de aquilatar al máximo los plazos. Una vez que se pongan en marcha las dos primeras medidas -cierre hidráulico de depósitos y cubierta de balsas de decantación- haremos un nuevo muestreo, riguroso, con el objetivo de ver si la disminución de las emisiones ha sido significativa», anunció la consejera. Ambas medidas estarán finalizadas a finales de febrero.

Ignacio Fernández del Páramo, Belén Fernández, Wenceslao López y Cristina Pontón, junto a los responsables de Industrias Doy

En cuanto a Química del Nalón, la empresa plantea también dos fases de actuación. «La primera incluye mejoras operacionales y captación y depuración de emisiones con distintos sistemas, lo que se está implementando gradualmente», según informó la consejera, que estima que esta fase haya culminado en junio de este año. La segunda, a medio plazo, es más compleja, ya que supone una modificación del sistema de producción, cuyo diseño e instalación es complicado, ya que «sólo la elaboración del proyecto supone unos 5 o 6 meses». Con el calendario que maneja la empresa, este cambio en el sistema productivo estaría operativo a finales de 2018, aunque la consejería ha solicitado que se apuren al máximo los plazos. «Hemos insistido en la necesidad de agilizar al máximo posible estas medidas», señaló Fernández, que destacó que se harán evaluaciones constantes para comprobar si los planes son efectivos, dentro del marco legal que prevén las Autorizaciones Ambientales Integradas de ambas empresas, que contemplan paquetes de medidas correctoras que «están en evaluación». Fernández destacó que el objetivo de la consejería es garantizar niveles adecuados de calidad del aire, haciéndolo compatible «con el mantenimiento de la actividad económica y el empleo».


Belén Fernández hizo estas valoraciones tras la reunión celebrada el pasado jueves entre el Principado y el Ayuntamiento con los responsables de Industrias Doy y Química del Nalón. En representación del Principado acudieron al encuentro la consejera, acompañada del director general de Calidad Ambiental, Manuel Gutiérrez, y la directora general de Prevención y Control Ambiental, Elena Marañón; en representación del Ayuntamiento ovetense el alcalde, Wenceslao López; el concejal de Medio Ambiente, Ignacio Fernández del Páramo, y la portavoz de IU, Cristina Pontón; en representación de Industrias Doy, el director gerente, Bruno Pedregal, junto a Pablo García y Eva Roces, propietaria; y por Química del Nalón, su presidente, Rufino Orejas, acompañado de Manuel Álvarez, Javier Fernández, Ismael Vázquez y Jaime González Baizán.

 

El Alcalde señaló tras la reunión que aunque la competencia del control de la calidad ambiental es del Principado, el Ayuntamiento de Oviedo, como «Administracuión colaboradora», tiene el máximo interés en resolver el problema de la calidad del aire en Trubia, intentando «llegar a las mejores soluciones», algo que interesa «a los ciudadanos y a las empresas». López cree que se pusieron sobre la mesa «estudios rigurosos y compromisos serios. «A medida que se vayan ejecutando, veremos la eficacia de las acciones y determinaremos si es preciso modificar los planes», concluyó el Alcalde ovetense.

Para el concejal de Medio Ambiente, Ignacio Fernández del Páramo, “es una situación compleja, se trata de una convivencia difícil. Hacemos una valoración positiva del trabajo que están haciendo y que se han comprometido a realizar estas industrias para reducir las emisiones de benceno. Como es lógico, tenemos el máximo respeto al papel que desempeña la industria en la zona, pero nuestra obligación es salvaguardar las condiciones medioambientales básicas que exige la ley».

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa