Publicado el: 29 Ene 2017

El Arzobispado aboga por abrir al culto Santo Adriano tras la obra

La reapertura solemne del templo tras la restauración de  la capilla central abarrotó la iglesia, en una celebración presidida por el Vicario General de la Diócesis, Jorge Fernández Sangrador

El acto, dirigido por el ecomuséu La Ponte, contó con la asistencia del consejero de Cultura, Genaro Alonso; el alcalde, Jesús Muñiz, y el concejal de Cultura de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos

El vicario Jorge Fernández Sangrador, durante la misa de reapertura del templo, en el que lucen las pinturas murales, restauradas/ Foto de Matías Artime

L. S. N./Santo Adriano

«Este templo nos acredita ante el mundo. Vienen a vernos por esto que hemos hecho, forma parte de nuestra identidad asturiana». El vicario general de la Diócesis, Jorge Fernández Sangrador, definió con estas palabras el significado de Santo Adriano de Tuñón y del arte prerrománico asturiano durante la apertura solemne del templo tras las obras de restauración de las pinturas de la capilla central. El vicario, que presidió la misa en representación del Arzobispo, abogó por la apertura del templo al culto tras los meses de cierre, porque «es el espíritu de este cuerpo material. Sin él, estaría muerto, como el Mausoleo de Augusto». Para subrayar esa antigua espiritualidad que expresa el Prerrománico asturiano, el ecomuséu La Ponte  -que organizó el acto de reapertura en colaboración con la parroquia y con la Fundación Valdés Salas- ofreció una emotiva Misa de Gaita, un patrimonio inmaterial de Asturias que mezcla con los sonidos del instrumento tradicional el canto asturiano, con cierto regusto a gregoriano. El canto litúrgico sonó con gran belleza en el pequeño y atestado templo, por voz de la cantante Mari Luz Cristóbal Caunedo, y el gaitero Llorián García Flórez.

La reapertura de la iglesia atrajo a numerosos vecinos y personas interesadas en contemplar, en directo, la recuperación de las antiguas pinturas, cuyo proceso de recuperación fue explicado, antes de la misa, por los dos restauradores de la empresa Tracer, que desarrolló los trabajos. La restauradora María Luisa García fue la encargada de relatar la larga y azarosa historia del templo, mientras que su compañero Eduardo Mendoza relató a los presentes el proceso de recuperación de las pinturas, una obra en la que se ha utilizado tecnología de ultrasonidos y laser, y que ha servido para documentar, por ejemplo, la existencia de la gran cruz central, desaparecida por la colocación de un retablo churrigueresco. En primera fila, atentos a la explicación, asistieron al acto el consejero de Cultura, Genaro Alonso; la directora general de Patrimonio Cultural, la arqueóloga Otilia Requejo; el alcalde de Santo Adriano, Jesús Muñiz, y el concejal de Cultura de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos.


La Consejería de Cultura destacó la importancia de la restauración de las pinturas, impulsada por el Instituto de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura, con una inversión de 62.045 euros, que ha sido posible gracias a la restauración integral que el Gobierno asturiano impulsó desde el 2008, según destacó la consejería en una nota de prensa. La primera intervención, con un presupuesto de 284.904 euros, consistió en la rehabilitación de las fachadas, la cubierta y el cargado del ábside. Posteriormente, se acometieron obras de drenaje para resolver los problemas de humedades que estaban dañando las pinturas murales. Posteriormente, el Ayuntamiento de Santo Adriano logró la autorización de la propiedad para separar el cementerio del muro lateral del templo, lo que «permitía unas condiciones mucho más favorables para la conservación de las pinturas», la condición principal que imponía el Instituto de Patrimonio para acometer la rehabilitación. En total, las inversiones en el templo, una pequeña joya de la arquitectura asturiana, ascendieron a 472.690 euros. El consejero, Genaro Alonso, destaco el esfuerzo «de muchos» que ha hecho posible recuperar el templo y las pinturas, «una auténtica joya del año 891 que podemos ahora apreciar y valorar», por lo que consideró que esta tarde fue «un día importante, para Santo Adriano y para la cultura».

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa