Publicado el: 24 Feb 2017

El Principado reconoce los daños del oso en la zona rural

Primera conferencia de la consejería de Desarrollo Rural sobre aumento de la población y riesgos con las personas, que también se impartirá en los Valles del Trubia y en Belmonte y Somiedo

Las charlas buscan sensibilizar sobre la conducta de la especie, así como de  tácticas de comportamiento para evitar conflictos

Un momento de la presentación

Redacción / Grado

“El incremento de ejemplares implica un aumento de los daños que ocasionan en el medio rural y el comportamiento de algunos animales puede generar situaciones de riesgo para las personas y también para la especie”, ha señalado la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez .  Por ello, su departamento considera necesario incorporar nuevas iniciativas a las tareas de recuperación y protección.

La consejera dijo ayer que el oso pardo “es ya una seña de identidad de la montaña asturiana como emblema de conservación” y que el hecho de que el Principado albergue plantígrados en libertad constituye un “indicador de la calidad ambiental del territorio”, al tiempo que supone también “una oportunidad para atraer visitantes y fortalecer el desarrollo socioeconómico de los concejos oseros”.

Álvarez, que inauguró en Cangas del Narcea el ciclo de charlas sobre la convivencia cercana con osos y el comportamiento más recomendable ante la presencia de plantígrados habituados, ha puntualizado que estos animales continúan en el catálogo de especies en peligro de extinción, “aunque los últimos censos ponen de manifiesto una importante recuperación”. Las charlas se van a desarrollar también los próximos días en Belmonte, Somiedo, Quirós, Teverga, Proaza y Santo Adriano.

Actualmente se estima que la población en la cordillera cantábrica es de, al menos, una horquilla comprendida entre 230 y 260 osos, de los que entre 190 y 220 corresponderían a la subpoblación occidental y, al menos 40, a la oriental. Del análisis de la evolución de los censos entre 2000 y 2015 “se desprende una consolidación de la subpoblación occidental y un escenario demográfico mucho más incipiente en la oriental”, ha subrayado Álvarez.

La consejería ha planificado, con la colaboración de expertos de la Fundación Oso Pardo y la Fundación Oso de Asturias, veinte charlas entre los meses de febrero, marzo y abril, que se celebrarán en  los concejos de Cangas del Narcea, Degaña, Ibias, Belmonte, Somiedo, Tineo, Quirós, Teverga, Proaza, Santo Adriano, Lena y Aller.

La iniciativa busca aportar un mejor conocimiento sobre la realidad de la población, las características y la conducta de la especie, así como de  tácticas de comportamiento para evitar conflictos y  asegurar la integridad de las personas. “Tratamos de prever anticipadamente posibles conflictos y situaciones de riesgo, así como de aunar esfuerzos para favorecer cambios de actitud hacia los osos entre la población local y en la sociedad en general, impulsando actividades de educación ambiental y formación y fomentado una imagen positiva del animal como elemento dinamizador de las áreas rurales”, ha apostillado.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa