Publicado el: 01 Mar 2017

El colapso de este país

Por José Manuel R. ANTOMIL

Aunque lo soy por naturaleza, no me agrada ser pesimista, pero el vivir y sentir la calle me hace pensar que el colapso de este país está cercano.
Cuando el Imperio Romano estaba llegando a su fin, la propia guardia robaba a sus ciudadanos. Eso mismo pasa aquí ahora con quienes tienen la responsabilidad de dirigir nuestro presente y nuestro futuro. Un día sí y otro también, salen en la prensa nuevos casos de corrupción. Un día sí y otro también salen a la palestra políticos que insultan y provocan el intelecto de la ciudadanía. Un día sí y otro también, los presuntos ladrones y corruptos salen indemnes de sus tropelías, no porque no hayan cometido delitos, que los cometieron, sino porque éstos ya han prescrito. Un día sí y otro también se siguen atropellando los derechos de los ciudadanos. Un día sí y otro también, se agranda la diferencia entre ricos y pobres.
Aunque nos vendan otra cosa, la situación cada vez se agranda más y, lejos de mejorar, cada vez hay más miseria en este país.
A la gran tasa de desempleo existente hay que añadir las precarias condiciones de quienes trabajan, la cantidad de jóvenes que se tienen que marchar, el declive de las pensiones que cada vez pierden más poder adquisitivo… Y todo esto sucede cuando los ricos cada vez son más ricos y los pobres cada vez son más pobres.
Se gobierna para las eléctricas y los bancos y para la propia clase política, mientras la clase media ha desaparecido. La clase obrera trabaja seis meses para pagar impuestos y los pequeños autónomos son masacrados a impuestos,ahogándolos de tal manera que muchos de ellos tienen que cerrar sus negocios.
Mientras,los salarios apenas suben el 1% y las pensiones el 0,25%, los sueldos de los políticos y altos cargos,suben el 9%.
Dicen ellos que en las empresas privadas ganarían más. ¡Cómo se atreven! . La política es vocacional. Se supone que está en ella el que tiene vocación de servir a los demás, Mientras que en la empresa privada todo el mundo tiene una responsabilidad y se sabe lo que cobra cada cual, en política la única responsabilidad es la moral de cada uno y en este país se demuestra muy poca, pues nadie dimite. Por otra parte, sabemos el sueldo que gana un político, lo que ellos dicen, pues no hablan de dietas,de kilómetros etc.
Todas estas cosas se pueden comparar con lo que hacía la guardia romana: robar al pueblo,
Esta situación sólo se puede arreglar con la rebeldía del pueblo. Para volver a disfrutar de los derechos que habíamos adquirido nadie nos va a regalar nada, tendremos que volver a hacer lo mismo que hicieron nuestros padres y abuelos, de lo contrario el colapso total lo tendremos a la vuelta de la esquina.

Comentarios:
  1. Casimiro Álvarez dice:

    Muy acertado, como siempre José Manuel R. ANTOMIL. Ahora igual que «Cuando el Imperio Romano estaba llegando a su fin, la propia guardia robaba a sus ciudadanos.» La rapiega guardando las gallinas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa