Publicado el: 05 Mar 2017

Grado y Las Regueras, los concejos de la comarca con más robos

Lo más robado: herramientas, ganado, colmenas, manzanas y matanza

El equipo ROCA de la Guardia Civil resuelve el 71 por ciento de los delitos denunciados

Un agente del equipo ROCA

F. Romero / Grado
El equipo Roca (Robos en el Campo) de la Guardia Civil de la comandancia de Oviedo tiene su sede en el cuartel de Grado. Creado el 29 de octubre de 2013, está integrado por el cabo 1º Juan José Rodríguez Fernández y los agentes Lolo, Félix y Luis, todos ellos con gran experiencia en el campo de la investigación criminal. Van de paisano, para facilitar la confianza, y su trabajo es arduo, pues abarcan un amplio territorio de más de 42 concejos, muchos de ellos de la comarca del Camín Real de la Mesa, además de Trubia y Salas.
En los últimos meses se han producido una serie de robos en Grado,Trubia, Teverga, Proaza y Las Regueras. Sin embrago, aunque han podido crear cierta alarma social, al producirse muy juntos en el tiempo, lo cierto es que en la estadística anual apenas varía la media, porque los robos en la comarca son bajos, más infrecuentes en concejos con malas comunicaciones.
Los que resultan más atractivos para los cacos son Grado (en 2016 se produjeron más de 200 denuncias) y Las Regueras y ha aumentado algo en Teverga y Belmonte. El botín más atractivo es el de las herramientas: motosierras, desbrozadoras, etc. Además ha habido un aumento de robos de colmenas y de cabezas de ganado. Les consta que también se roban muchas gallinas, aunque no se suelen denunciar, así como cosechas de manzana y hasta productos de la matanza. También ha habido intervenciones, cada vez con mayor frecuencia, por cultivo de marihuana.
El año pasado, explica el coordinador del equipo Juan José Rodríguez, hubo un repunte del robo de animales incluyendo ovejas y ganado menor y también ha vuelto a subir levemente el hurto de herramientas, ya que la mayoría se suelen encontrar en edificaciones anejas a las casas, más difíciles de controlar.
Los delincuentes suelen, en un 90% de los casos, ser vecinos de la zona, no bandas organizadas, que lo hacen más esporádicamente.

El mapa delincuencia que elaboran año a año desde ROCA demuestra, no obstante, que el nivel de delitos no es muy alto en la zona, especialmente por las dificultades de comunicación de los concejos montañosos

El mapa delincuencia que elaboran año a año desde ROCA demuestra, no obstante, que el nivel de delitos no es muy alto en la zona, especialmente por las dificultades de comunicación de los concejos montañosos.
La mayoría de los robos son de herramienta. “El problema es que cuando la recuperamos luego no la podemos devolver porque sus propietarios no tienen manera de demostrar que es la suya”, explica el coordinador de ROCA. Este tipo de robos se hace “a la carta”, por encargo concreto de lo que necesita el que ordena el robo.
Durante la crisis económica descendió el delito en la zona rural y ahora parece que vuelve a repuntar, por lo que los agentes piden a los vecinos de los pueblos que extremen precauciones, como el cierre de accesos.
Además se reciben denuncias por estafas, como el caso del famoso operario de gas. “Esta gente suele pertenecer a empresas legales, lo que hacen es entrar en la casa y cambiar cualquier cosa y luego te cobran mucho. Lo normal es que las empresas llamen antes y que se cobre por el banco”. También hay falsos empleados del catastro que suelen entrar en las casas (suelen ser dos personas) y mientras uno habla con la propietaria la otra persona entra por las habitaciones y se lleva todo lo que encuentra de valor.

Muchas personas mayores guardan el dinero en casa, como se decía antes “debajo del colchón”. Ocurrió en Somiedo hace tiempo, en donde los cacos encontraron entre las sábanas 20.000 euros, aunque se recuperaron.
Últimamente los vecinos de los pueblos se muestran más temerosos ante los robos en casas aisladas. Sin embargo, explican los agentes del equipo Roca, la estadística no subió, es solo una percepción y siempre depende del valor de los objetos robados, porque si son escasos no se suele denunciar.
El equipo ROCA, a pesar de no dar abasto y trabajar full time, tiene un nivel de casos resueltos muy alto, el 71% nada menos. No obstante necesitan una mayor colaboración, porque muchas personas mayores y vecinos de los pueblos, no se atreven a denunciar robos menores, “para no molestar, cuando a nosotros hasta lo más pequeño nos interesa para poder luego ir investigando” Por eso estos cuatro agentes no están en la oficina sentados esperando a que les lleguen denuncias. Patean los pueblos y las caleyas, hablan con la gente y realizan una labor detectivesca “aunque las series de TV americanas nos hacen mucho daño ya que la gente piensa que un caso se resuelve en un capítulo, y a veces tardamos dos años porque es muy laborioso”, explican.

El equipo ROCA se dedica principalmente a las investigaciones de delitos relacionados con el ámbito rural. Además realizan también una labor divulgativa y de prevención impartiendo charlas por los pueblos para sensibilizar a la población y orientarla para evitar robos. En este aspecto recomiendan no dejar las llaves debajo del felpudo o cerca de la puerta y mantener siempre cerradas las casas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa