Publicado el: 08 Mar 2017

La Ley de Montes liberará 20.000 hectáreas acotadas al pastoreo

La modificación de la norma, impulsada por el PP y que entrará en vigor en 15 días, obliga a archivar todos los expedientes sancionadores abiertos

Vacas en los puertos de Marabio

Redacción/Grado

La modificación de la ley de Montes que desde hace casi nueve meses tramita el Parlamento regional a instancias del PP entrará en vigor a finales de este mes, ya que se espera que se apruebe en el Pleno de la Junta del 24 de marzo. Así lo anunció esta mañana el diputado popular Luis Venta, que destacó que entre los efectos inmediatos de la nueva normativa estará la liberación de los acotamientos al pastoreo en unas 20.000 hectáreas, que habían sufrido incendios, «o al menos la mayor parte, aquellas zonas que no tengan arbolado». Además, la legislación incluye una disposición por la que se archivarán todos los expedientes sancionadores abiertos en la actualidad, por reses que hubieran invadido terrenos acotados, unas multas que oscilan entre 600 y 1.000 euros por cabeza de ganado.

El cambio legislativo elimina el acotamiento de pastos de los terrenos incendiados, salvo en el caso de que el incendio afecte a zonas boscosas o de aprovechamiento maderable. Para el diputado popular, el cambio supone poner fin a «una injusticia histórica» que afectaba a los ganaderos asturianos. «En 15 días se acabará con la injusticia que ha supuesto el acotamiento, con sanciones indiscriminadas y miles de hectáreas cerradas al pasto. Va a haber un antes y un después, los ganaderos dejarán de ser los únicos sobre los que recaigan, primero, las sospechas de originar los incendios, y después, las consecuencias de estos mismos incendios», con pérdida de pastos y sanciones, señaló Venta.

El diputado del PP destacó que durante la tramitación el texto se ha enriquecido con aportaciones de otros grupos parlamentarios, y señaló que tendrá cinco consecuencias a su juicio muy positivas para el sector: «El acotamiento sólo se aplicará en terreno boscoso o maderable, y será responsabilidad de los propietarios del monte el que tenga un cercado para evitar la entrada de reses; si no lo tiene, no se podrá sancionar al ganadero; sólo esta superficie arbolada acotada no computará para la PAC; el acotamiento comenzará a contar desde la extinción del incendio, no desde la declaración administrativa, lo que ahorra muchos meses; se levantarán todos los acotamientos vigentes, unas 20.000 hectáreas, y todas las sanciones que no estén cerradas serán archivadas».

Venta criticó la política de acotamientos impulsada por la consejería de Desarrollo Rural, «que sólo en seis meses de 2016, mientras se tramitaba esta ley, acotó cerca de 10.000 hectáreas, a toda prisa».


Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa