Publicado el: 13 Mar 2017

Los que regresan al campo

Nuevas familias que se instalan en Quirós consiguen duplicar en una década el censo infantil

Yolanda Arcones / Foto de MATÍAS ARTIME

Beatriz Álvarez / Quirós

El pasado mes de febrero el Gobierno de Asturias anunció que presentaría en la Junta General una propuesta de pacto demográfico para luchar contra el despoblamiento.
La imposibilidad de revertir el proceso de la población asturiana, una de las más envejecidas del país, es un hecho que no admite prueba en contra, pero empiezan a producirse algunos casos de familias de la ciudad que lo dejan todo y se marchan al campo, en un proceso inverso a la dinámica de las últimas décadas. No son muchas, pero son un signo esperanzador.
El concejo de Quirós no es un caso distinto, sin embargo en los últimos diez años ha conseguido duplicar la matrícula de su colegio. Las familias se acercaron un día hasta Quirós y se enamoraron del paisaje o del paisanaje o de ambos a la vez. Muchos de estos niños no son originarios del concejo. Algunos venía con sus padres y otros ya nacieron aquí. Son el auténtico futuro y esperanza de la Asturias rural. “En 2004 había 17 niños y hoy hay 35” cuenta Eva Martínez, teniente de alcalde de Quirós que añade que “aunque somos conscientes de que es imposible darle la vuelta a la pirámide de población, se están produciendo a cuentagotas una serie de empadronamientos de gente que viene de fuera y que además trae nenos al colegio”.


Todos los años la dirección del C.P. Virgen de Alba y ella “cuentan barrigas” refiriéndose al número de embarazos que hay y a los futuros nacimientos que van a producirse. Cada embarazo es una alegría no sólo para las familias sino también para la comunidad, al menos en los pueblos, pero los embarazos no son la solución “No puedes contar con que esos niños que nacen sean escolarizados en Quirós, a veces se van cuando llega la hora de ir al cole, pero siempre hay sorpresas y de repente llega setiembre y tienes dos o tres matrículas con las que no contabas de alguien que se ha trasladado a vivir aquí”. Mantener el colegio abierto un año más supone alargar la vida del concejo. Todos son conscientes de que “un pueblo sin niños es un pueblo muerto y de que una vez que Educación decide cerrar una escuela ya no hay marcha atrás”. La vivienda, el gran problema en concejos limítrofes, no presenta las mismas características en Quirós, apunta Eva Martínez. Lo primero para mudarse a un pueblo es “tener un techo y en Quirós tenemos. No sólo vivienda social que se construyó en su momento, las escuelas de las aldeas que se rehabilitaron y que dan mucho juego, sino también hay vivienda de particulares. ¿Qué no quieren alquilar? Los quirosanos somos un poco desconfiados o quizás han tenido una experiencia negativa y recelan, pero si pateas las aldeas, vas, te presentas, siempre acabas encontrando algo.” Yolanda Arcones, vecina de Pirueño, llega a Quirós en 2007, procedente de la gran ciudad, de la mano de una gran amiga. “Ella me dijo que me iba a traer a un sitio maravilloso, yo pensé que como buena madrileña estaba exagerando. Vinimos a escalar aquella Nochevieja. Vanesa conocía a Mark y para mi fue doble flechazo, con Quirós y con Mark. Vane nunca imaginó lo que supondría para mi estos cuatro días. Yo en ese momento daba clases en Madrid y comencé a hacer pequeños cambios para poder un día venir aquí a vivir. La gran ciudad no me satisfacía del todo”. Yolanda relata que entre las ventajas de vivir aquí está haber encontrado “el mejor sitio para que crezcan mis hijos, se vive con un ritmo más natural, se vive con menos y se respira salud y calidad de vida. Hay muchos más pero estos me parecen los principales. Ahora mismo mientras contesto a estas preguntas tengo a mi hijo en el regazo a pie de vía, esperando mi turno para subir a trepar”. Esta es una de las ventajas del L.lano, la escalada, otra de las muchas ofertas que tiene el concejo.

 

“el mejor sitio para que crezcan mis hijos, se vive con un ritmo más natural, se vive con menos y se respira salud y calidad de vida


 

Si hablamos de desventajas apunta, medio en broma medio en serio, que realmente son infinitas. “No”, se ríe, “la principal es el trabajo, cuando vienes de fuera tienes que tener un plan A, un plan B y un plan C, además de algo de dinero ahorrado y aún así seguro que sale mal”. El auténtico problema es el trabajo: “ya sabes, no hay nada y hay que inventárselo. La ganadería es lo más duro que he hecho en la vida, bonito pero duro y lo peor es que no se puede vivir de ello. Mi más absoluta respecto a los ganaderos, es un trabajo en el que hay que tener una gran fuerza de voluntad y mucha suerte. Yo después de dar vueltas y probar varias cosas vuelvo a plantearme opositar. La vida de autónomo… Qué te voy a decir, estos pobres autónomos que luchan contra viento y marea. Es complicado, trabajas duro y todavía no te salen las cuentas”. Y para ella la vivienda sí es un problema grande: “la gente que quiere instalarse en Quirós y en las zonas rurales en general no encuentra dónde. No hay viviendas de alquiler y en ocasiones las que alquilan no están en condiciones. Igual desde el Gobierno se podía gestionar una especie de agencia de alquiler que recogiera viviendas que cumplieran una serie de requisitos mínimos, también para los inquilinos. Se podría dar algún tipo de incentivo para alquilar casas vacías, en buen estado, mínimo un buen tejado”. Yolanda y Mark tienen dos niños pequeños, para el mayor este es su primer año escolar, respecto al colegio, están contentos: “este es mi primer año en el colegio y lo que veo me gusta, un colegio rural es una oportunidad y creo que el equipo educativo intenta aprovecharlo al máximo. Veo que hay ganas crear nuevas vías de comunicación y enseñanza, por el bien de los niños y de la comunidad en general.” Pero llegar a un lugar nuevo también supone relacionarse con los habitantes del mismo. En eso muchos de los que llegan coinciden en que, en general, los quirosanos son buena gente, pero un poco cerrados. Yolanda explica que podría contarnos muchas anécdotas “Pero lo resumiré en que a mi personalmente me ha costado mucho tiempo tener mi círculo familiar, amistades que para mi, tienen la función de red familiar. En general y salvo excepción, los quirosanos son muy acogedores cuando vienes de fin de semana, pero con la gente que decide quedarse noto una cierta desconfianza que se traduce en poner distancia, pero aprecio que cada vez hay más ganas de abrirse hacia los demás”.


Como balance apunta que en esta etapa de su vida se siente muy feliz en este entorno pero ha tenido momentos en los que quería salir corriendo. “Cuando marché de Madrid tuve que luchar con familia y amigos para que entendieran mi decisión de dejar la gran ciudad. Pasados unos años algunos de ellos me han confesado sentir envidia sana por haber escapado de la gran locura. La gran ciudad da muchas cosas pero también quita, salud principalmente. La vida en Quirós es sencilla, veo a mis hijos jugar en la tierra, acariciando la perra con el sol tocando su cuerpo y con total seguridad. Es lo más parecido a la felicidad. Nuestro pequeño paraíso.”

Agroecología
Elena Lucas y Baldomero Álvarez, extremeña y ovetense respectivamente llegaron a Quirós cada uno por su cuenta. Ahora trabajan juntos en un proyecto de agroecología conocido como Trigo Limpio que busca la sostenibilidad tanto a nivel de cultivo como de las sociedades locales que las producen, utilizando técnicas de rotación y asociación de cultivos, semillas locales adaptadas a las peculiaridades de cada territorio, etc. el concejo les ofrece las posibilidades que no encontraban en sus lugares de origen y además su medio de subsistencia. Mero encontró una vía de escape, en la que tanto el entorno, como la calidad de vida de la que aquí disfruta hicieron el resto hasta el punto de integrarse totalmente y sentir esta tierra, como suya propia. “Aquí he encontrado lo que en todos mis años de trotamundos no encontré en ningún lugar, y la estabilidad necesaria para iniciar este proyecto. La vida es sencilla, con las ventajas y desventajas de un concejo pequeño. Estás en contacto con la naturaleza y gozas de un paisaje espectacular. Económicamente subsistes con menos medios que en la ciudad, la gente y las instituciones son cercanas por no decir familiares. En mi opinión esto es lo
que necesito”.

“Aquí he encontrado lo que en todos mis años de trotamundos no encontré en ningún lugar. Estás en contacto con la naturaleza y gozas de un paisaje espectacular “


Elena, por su parte cuenta que siempre se ha sentido especialmente ligada a la naturaleza “es una necesidad para mí. Después de 40 años habitando en ciudades llegó la hora de probar suerte en el medio rural. Las grandes ciudades se han hecho inhabitables, el ruido, los coches, los malos humos, la falta de tiempo, las prisas, la comercialización de la vida, la degradación de la calidad de la misma… Para mi es un lujazo que te despierten los pájaros, la berrea, las vacas, adaptarse al ritmo de las estaciones… Comer lo que la tierra da en ese momento. Compartir espacio con corzos, oso, coruxas, tejones, sentirse una más.”

Dinamización cultural
Luisa de Castro Garrido lleva viviendo en Quirós desde octubre del 89. Comenzó viniendo a una panera que tenía alquilada en Bueida durante dos años los fines de semana. Luego se casó y se instaló definitivamente. Su hijo Pelayo es quirosano. Actualmente es presidenta de la Asociación de Mujeres del Valle de Quirós y una de las personas que más trabaja por la dinamización cultural del concejo. Para Luisa su relación con Quirós está asociada a muchas despedidas, ha visto llegar a mucha gente para luego irse. “Cuando me preguntan porque sigo aquí yo siempre digo que la gente va y viene. La diferencia es que los que nos quedamos echamos raíces. Somos como plantas. Si echamos raíces permanecemos años y si no vamos y venimos. Además hay que mimetizarse con el sitio en el que vas a vivir por eso de el allá dónde fueres haz lo que vieres. Hay que integrarse con la gente, empaparse del espíritu y de las tradiciones de los lugares donde habitas. Otra cosa es que, a veces, queremos cambiar el lugar donde vivimos. A mi me gusta Quirós con sus cosas malas y sus cosas buenas. Me gusta la gente, su forma de hablar y, por supuesto, el paisaje. La calidad de vida de los pequeños tanto en el colegio como en el resto no tiene nada que envidiar a la de la ciudad. La solidaridad es un valor que hay en los pueblos, donde más. Esto puede jugar en tu contra pues siempre están un poco pendientes de tu vida, pero también es verdad que cuando necesitas que te echen una mano no tienes una, tienes veinte. Cosas malas siempre hay pero las buenas superan a las malas.”

Camino de Santiago
Judy Colaneri, americana y experta en el Camino de Santiago y Juan Carlos Fuentes, vallisoletano, cuya casa, destinada al turismo rural, ofrece un auténtico crisol de culturas a quienes la visitan, siendo los responsables de que cada verano se organicen en Quirós actividades de inmersión lingüística, talleres de yoga y de cocina, pintura y senderismo. Gracias a su actividad, en muchos sentidos, Quirós ha traspasado fronteras que, de otra manera, nunca habría hecho. Actualmente en Muriellos Cimeiro hay tres niños que bajan al colegio y que llenan de vida un núcleo rural que llevaban décadas sin habitar. Estas familias han conseguido rehabilitar un pueblo. Por el mismo camino va un barrio del pueblo de Salcedo en el que otras dos familias están trabajando en la adecuación de sus casas.

Comentarios:
  1. Xixon dice:

    Está bien atraer a gente nueva, pero esos niños que nacen en el concejo terminarán por marchar ante la falta de perspectivas laborales… Habría que plantear cómo crear empresas o atraerlas al polígono, fomentar la explotación racional de los bosques del concejo, que tiene una extraordinaria riqueza forestal totalmente desaprovechada… Mientras no se haga algo en esa dirección, lo de contar “barrigas” seguirá siendo pan para hoy y hambre para mañana.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa