Publicado el: 15 Mar 2017

Estrella Suárez Coalla y el Día de la Mujer

Por Isaac MARINAS SUÁREZ

Mi madre fue una de las galardonadas por el Ayuntamiento de Grado en el Día de la Mujer. Nuestro agradecimiento a la Asociación Mujeres por Grado, y a Mercedes Hevia Coalla, que la propusieron y a la comisión, que la eligió. Nuestra felicitación, también, al resto de galardonadas.

En mi madre creo que se reconoce la entrega, el sacrificio y el amor de una mujer que ha luchado y lucha por su familia. Una lucha que empezó en una época dura y difícil, donde todo eran obstáculos: físicos, para las personas con discapacidad como yo (edificios con escaleras, calles impracticables, etc.) y sociales (no había derechos para las mujeres, ni para los discapacitados, ni ayudas de ningún tipo…) No se encontró nada hecho, porque nada tenía. No partió de ninguna situación favorable. Todo lo contrario. Quedó huérfana cuando tenía tres años de edad y, a partir de los ocho años, ya tuvo que ponerse al frente de la casa mientras mi abuela se dedicaba a la costura para poder salir las dos adelante.


Un reconocimiento también para el trabajo en el hogar, que nunca se ha valorado. Algunos economistas han propuesto incluirlo como parte del Producto Interior Bruto, porque esa labor, que hasta hace bien poco solía hacer solamente la mujer, es la que reproduce y regenera la fuerza de trabajo, físico y psíquico. Mi madre llevaba la casa mientras mi abuela cosía y mi padre acudía a trabajar. Y este trabajo en el hogar es una jornada sin fin, no tiene horario, ni días de descanso, ni vacaciones.

El galardón también es un reconocimiento a las familias con personas dependientes, en unos momentos en que se está retrocediendo en los escasos avances conseguidos. Mi madre también luchó por sacarme adelante, por darme unos estudios. Si hoy estoy escribiendo estas líneas es gracias a ella y, como no, a mi padre, Manuel Marinas Menéndez.

A los dos, mi eterna gratitud. A mi madre, especialmente, todo mi cariño; mi orgullo, y mi felicitación por este galardón.


Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa