Publicado el: 17 Mar 2017

Sierra levanta pasiones

Unas 140 personas acuden a la presentación del libro del exalcalde de Grado, entre ellos muchos exconcejales, veteranos comunistas moscones y la cúpula de IU

“Nunca tuvimos un plan secreto, pero modernizamos esta villa”, dice el que fuera regidor moscón durante 23 años

José Sierra

F. Romero / Grado

Sierra ha dejado huella en Grado. El que fuera alcalde de la villa moscona durante 23 años presentó esta tarde su libro Grado, un hacer político municipal arropado por la cúpula de IU pero también por veteranos comunistas del pueblo, vecinos y exconcejales en las diferentes corporaciones que presidió. Hasta el portavoz del PP, José Ramón González acudió al evento. Un acto político “ideológico”, como el propio José Sierra reconoció, en un salón de actos, el de la Casa de la Cultura, abarrotado. Unas 140 personas estaban allí escuchando a Sierra, aunque también al actual alcalde José Luis Trabanco y al coordinador de IU en Asturias Ramón Argüelles. Ejerció de presentador el responsable local de la formación en la villa, Isaías González.

Abrió el acto Trabanco, quien habló de la “memoria necesaria” y tuvo un reconocimiento a los que desde diversos ámbitos “están trabajando todos los días pero están siempre en segunda fila y no se les ve”. El alcalde, que dijo tener muchos rasgos similares a los de Sierra en cuanto al carácter, contó jugosas anécdotas sobre su predecesor y reconoció que es difícil ser alcalde por la cantidad de presiones a las que está sometido en un pueblo. El regidor moscón defendió los gobiernos sucesivos, primero del PCA y luego de IU en Grado “somos un ejemplo” dijo y explicó que en la villa moscona “ya pasaron de todos los partidos políticos y los vecinos ya saben quien es cada uno y los mejores hemos sido los de IU”. Insistió el alcalde en que no se puede vivir sin memoria y abogó por trabajos como los de Sierra “para evitar el alzheimer político”.

La sala estaba a rebosar

El responsable de IU Asturias Ramón Argüelles calificó el acto de hoy de “festivo” y de “hoja de ruta”. “Nos servirá para muchos ayuntamientos y para explicar la dificultad de ser alcalde de IU”. Él mismo fue regidor de Pola de lena y contó los problemas que tenían “no recibíamos un duro ni del Estado ni del Principado”. Argüelles expresó su creencia de que los gobiernos de IU deben ser austeros y modélicos y puso a Grado como ejemplo del buen gobierno municipal “en donde se trabaja con honradez y tesón”.

Sierra empezó con agradecimientos a sus concejales, al equipo de trabajo que le ayudó a hacer el libro “y, os váis a extrañar, también a los 20.069 votantes que tuvimos en los diferentes comicios a los que nos presentamos- Los tengo contados”.

El libro recoge “aciertos y errores” del gobierno, primero como PCA y luego como IU y contextualiza hechos “siempre desde mi punto de vista subjetivo”, subrayó. Explicó que este trabajo se trata de una “aventura retrospectiva” y una reflexión de sus 23 años de alcaldía “en un momento difícil, tras el franquismo”. Atacó duramente a la derecha “de siempre” y especialmente a la “moscona, que es como la gota china y van penetrando en muchos vecinos de Grado haciéndoles  comulgar con ellos”. Sierra habló primero desde un punto de vista más ideológico sobre su trayectoria como alcalde y luego se centró en las políticas sectoriales llevadas a cabo durante los mandatos en los que fue regidor. “Nunca tuvimos un plan secreto pero, con el tiempo, nuestro concejo empezó a ser más sensible a los derechos humanos para todos”, aseguró.

Argüelles, Trabanco y Sierra

Sierra tomó posesión tras las elecciones municipales de 1979 como alcalde de Grado, en un momento en el que el franquismo seguía instalado en muchas instituciones. “Todavía hoy tienen el monopolio cultural, como puede verse cuando se toca el tema de la memoria histórica, del Valle de los Caídos o del Diccionario Biográfico y detrás de ese franquismo está el PP. Se mantiene el dominio cultural de la oligarquía de siempre”, añadió.

Criticó al alcalde del PP de Grado Antonio Rey “que se presentó como el salvador del concejo, con un negacionismo del trabajo que habíamos hecho durante casi un cuarto de siglo y parecía que los únicos que hicieron algo eran Antonio Rey y Francisco Franco”. “Hablaban todo el rato de la herencia recibida, les encantaba esa palabra, pero la herencia la recibimos nosotros después del franquismo cuando llegamos al ayuntamiento. La única instalación pública que había era el campo del Mosconia, no había ni biblioteca, ni casa de cultura, ni equipamientos deportivos (el Areces entrenaba en Oviedo), no había servicios para mayores, ni ayudas a los más desfavorecidos. No había aceras, ni calles, ni casi iluminación, ni agua en condiciones higiénicas, eso sí que era una herencia” señaló el exalcalde para quien es muy importante no olvidar el pasado “para que no nos quiten las raíces”. En ese sentido afirmó que su libro era un intento de difundir esa historia de manera más precisa y decirle “no al olvido” todo ello “para desarrollar hoy la conciencia de clase”. Sierra recordó que habían llegado a tener 55 actas de concejales en las siete convocatorias democráticas municipales.

Comentarios:
  1. Andrés Huerta Suarez dice:

    Aquellos que tenemos ciertos años, hemos nacido en Grado y seguimos teniendo memoria, podemos señalar diferencias sustanciales entre el modelo estructural predemocratico de Grado y el logrado por el equipo liderado por Pepe Sierra. El modelo estructural logrado por este equipo se planteó como objetivo principal la atención y bienestar de la ciudadanía, y a mi modesto entender lo ha logrado y bien logrado

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa