Publicado el: 23 Mar 2017

Diez velas para el Parque de la Prehistoria

El recinto tevergano abrió sus puertas hace ahora una década y por él han pasado miles de visitantes para conocer las réplicas de las principales cuevas rupestres más importantes del mundo

Acceso a las réplicas de las galerías rupestres

Grado / Redacción

 

La Directora General de Patrimonio Cultural del Principado, Otilia Requejo, y la Alcaldesa de Teverga, María Amor Álvarez Ardura, presentarán esta mañana las actividades del 10º Aniversario del Parque de la Prehistoria de Teverga, así como los nuevos proyectos previstos para este año en el equipamiento tevergano.

El Parque de la Prehistoria de Teverga está situado a la entrada de la localidad tevergana de San Salvador de Alesga y está concebido como una representación de las cuevas más famosas de arte rupestre del mundo, centrado sobre todo en el arco atlántico. Están representadas las cuevas de Altamira, Covalanas, Lascaux, Niaux, Chauvet, Tito Bustillo, Candamo, Covaciella y Llonín.


El parque posee dos áreas expositivas: La galería y la Cueva de Cuevas. Ambas instalaciones, así como la zona de servicos, que consta de cafetería y tienda, están integradas en el paisaje natural y de ellas sólo sobresalen en el relieve las entradas, quedando el resto de cada una de las instalaciones bajo tierra.

El recinto cuenta además con un amplio espacio para animales en cautividad. Desde marzo de 2014 se pueden visitar en una zona exterior del Parque a una pareja de caballos Przewalski de origen prehistórico y a dos ejemplares de bisonte europeo gracias a un convenio de colaboración suscrito entre el Parque, el Ayuntamiento de Teverga, el FAPAS y la Asociación Centro de Conservación del Bisonte Europeo en España.

Desde el pasado año el cercado de animales del Parque cuenta además con una pareja de Uros de Heck o Neo-Uros. El uro, considerado el antepasado salvaje de todas las vacas del mundo, se extinguió en el siglo XVII y los ejemplares que se encuentran en Teverga son una recreación que se desarrolló en Europa en los años 30.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa