Publicado el: 24 Mar 2017

Los ecologistas rechazan la ampliación de Mina Consuelo, en Salas, que llegará a 253 kilómetros cuadrados

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies exige medidas de protección hidrogeológica y denuncia que la empresa no ejecutó las medidas ambientales impuestas con anterioridad por el Principado

La explotación a cielo abierto/Foto Coordinadora Ecoloxista

Redacción/Grado

La Coordinadora Ecoloxistad’Asturies ha presentado alegaciones a la nueva ampliación de Mina Consuelo, una explotación de caolín a cielo abierto en Bodenaya (Salas), que llegaría a explotar 253 kilómetros cuadrados. Los ecologistas aseguran que la mina a cielo abierto ya fue ampliada en 2011, un momento en el que el Principado le impuso numerosas medidas correctivas y de protección ambiental, algunas de las cuales siguen pendientes. Hechan, además, de menos en el nuevo proyecto algunas medidas ambientales que sí estaban contempladas en la anterior ampliación, y que consideran imprescindibles.

El portavoz de la coordinadora, Fructuoso Pontigo, señala en el escrito de alegaciones que «esta explotación tuvo una anterior resolución favorable en el 2011 de la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, para su primera ampliación, pero parece que en estos años nadie comprobó el cumplimiento de las condiciones ambientales impuestas, lo que dice del coladero que es el Servicio de Minas, que no exige a las empresas que se pongan en marcha las medidas impuestas por el Principado».

Los ecologistas consideran que para aprobar esta nueva ampliación es imprescindible exigir a la empresa que cumpla las medidas correctoras. Además, echan en falta en el nuevo expediente la inclusión de medidas de protección hidrogeológica y a la fauna y flora, que sí se exigieron en la anterior ampliación. «La explotación prevista se sitúa en la ladera noroccidental donde tiene su cabecera el río Porciles. En mayor detalle, se aprecia como en la zona de proyecto y se entorno próximo existen algunas surgencias, dando origen a pequeños regueros, como el reguero de Los Furacones y el reguero de Entreloszarros; además de alguna pequeña fuente o manantial, como el que da origen al reguero de Los Furacones, y otras menores, como Fonte Las Peñas y Fontecerrada que se verán afectadas, por eso es importante la protección del sistema hidrogeológico», destacan en la alegación. También echan en falta medidas de protección atmosférica, y de protección a la flora y la fauna, como cierres perimetrales previos para evitar la entrada de animales. Por último, reclaman medidas paisajísticas. «Reclamamos una vez  más al Principado que no se autorice ninguna ampliación de mina o cantera hasta que no haya tomado las medidas ambientales que tiene pendientes desde hace años, como ocurre con esta explotación de Salas, porque luego vemos que estas empresas acaban su vida útil y acaban abandonadas y tenemos que sufrir los problemas ambientales que generan», concluyen los ecologistas.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa