Publicado el: 25 Mar 2017

Velada de caza en Quirós

La cuadrilla administrada por David Siñeriz celebró en Bárzana una cena entrañable de confraternización, en la que se aprobaron las cuentas por asentimiento

Cuadrilla de Quirós

Por Casimiro Álvarez

Ayer, viernes noche, los miembros de la cuadrilla de caza dirigida por Chema y administrada por David Siñeriz celebramos una cena que nos ofreció la Cafetería Josmay de Bárzana de Quirós, a base de un sinfín de exquisitas y abundantes viandas que sólo se pueden calificar de insuperables; desde aquí le expresamos nuestro agradecimiento sincero.

Entrega del trofeo a David

Aprovechamos la reunión para escuchar y aprobar por asentimiento, las detalladas explicaciones de David sobre las cuentas de la temporada, que casi resultan escandalosamente perfectas a la vista del desmadre y oscurantismo de las que manejan las Administraciones Públicas, partidos políticos, sindicatos, asociaciones y hasta ONGs; pero sobre todo, para confraternizar en un ambiente de camaradería, charlar y bromear después de unas semanas sin coincidir todos, una vez terminada la temporada de caza. La próxima será la mariscada anual que celebraremos en algún restaurante de la zona del Cabo Peñas, organizada por un avezado mariscador de Viodo, “Primo el de Clarina”, destacado miembro de la cuadrilla que junto a Marcelo, tienen el mérito de atravesar Asturias de Norte a Sur y viceversa, cada día de cacería. Será como siempre un día a base del mejor marisco del Cantábrico, mucha sidra y sobre todo diversión entre amigos.

Una vez todos juntos, David hizo entrega de algunos merecidos obsequios y trofeos, a los cazadores que de alguna forma se destacaron a lo largo de la temporada. A nuestro e insuperable jefe de cuadrilla Chema, sin el cual el grupo ni siquiera existiría y sobre todo, el artífice de la mayoría de éxitos de caza. A Daniel, el cazador más veterano y experto del equipo, todavía capaz de abatir dos jabalíes en el mismo lance. A Jesús Priañes, montero inagotable y de sonrisa perenne. Y por último a Jesús Petete, que suma a su juventud excepcionales cualidades de cazador, tanto cortando rastros (emplazamiento, como diría nuestro administrador) como abatiendo piezas; desde luego a él no le tiembla el pulso.

Pete recibe su trofeo

Igualmente se entregaron unos ramos de flores a quienes fueron nuestras anfitrionas en la cafetería Josmay, durante toda la temporada a la hora del desayuno los días de caza; así como un pequeño detalle a Paco, el paciente chigrero que nos aguanta impertérrito.

Un auténtico placer la velada. Pero sobre todo, es un honor cazar en una cuadrilla tan bien organizada y dirigida, con tan buenos cazadores, donde nadie discute las decisiones del jefe y todo el mundo hace suyos los éxitos de los compañeros.

 

 

Comentarios:
  1. Xixon dice:

    No soy contable pero intuyo que las cuentas de una cuadrilla de cazadores no serán muy complicadas… desde luego no tanto como las de «partidos políticos, sindicatos, asociaciones y hasta ONGs»… aunque seguramente muchas veces son penosas.
    Los cazadores, que se dediquen a su afición y que dejen de darnos a los demás lecciones que no les hemos pedido.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa