Publicado el: 27 Mar 2017

Cogersa apuesta por el cubo marrón para la basura orgánica

La empresa anima a los municipios a recoger menos días la basura mezclada y a implantar el quinto contenedor, de materia orgánica

El consorcio aprueba las ayudas a doce ayuntamientos para reciclaje orgánico, entre ellos a Grado

Consejo de Administración de Cogersa

Redacción/Grado

 

Cogersa apuesta por el cubo marrón para mejorar la gestión de los residuos. El sistema, que ya está previsto implantar en Oviedo y que se utiliza en numerosas ciudades europeas, pasa por reducir el número de días que se recoge la fracción resto (la basura mezclada), y sustituir esa recogida por la del cubo marrón, de residuos orgánicos, que las familias deberán clasificar en origen.

Así lo aprobó hoy el consejo de administración de la Compañía para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias, presidido por la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández. Cogersa busca con ello «rediseñar la recogida de basura para lograr una mayor eficiencia ambiental y económica, con parámetros que se usan en numerosas ciudades europeas: reducir los días de retirada de la fracción resto (los residuos mezclados) y sustituirlos por los orgánicos clasificados en origen».

La iniciativa incluye la instalación de los contenedores específicos que sean necesarios e irá acompañada de una campaña de comunicación y educación ambiental para fomentar la participación de los usuarios y mostrarles el uso del depósito marrón o quinto contenedor, que también sufragará el consorcio.

Además, la sociedad pública ha aprobado hoy, por cuarto año consecutivo, la convocatoria de ayudas para la recogida separada de materia orgánica en 2017. Las bases se publicarán próximamente en la web de Cogersa (www.cogersa.es) y en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). Pueden beneficiarse de ellas todos los ayuntamientos que hayan implantado ya o vayan a hacerlo el servicio de retirada de biorresiduos (principalmente restos de alimentos cocinados y no cocinados procedentes de comedores colectivos, mercados, hostelería, viviendas, etc.), clasificados en origen y con destino a la planta de biometanización de Serín.

Estas subvenciones cubrirán hasta el 50% de los costes del servicio en este año, siempre que estén vinculados a la adquisición de contenedores específicos, la contratación de campañas de publicidad y educación ambiental para fomentar su uso e incluso la recogida y transporte hasta el Centro de Tratamiento de Residuos de Asturias.

Es el cuarto ejercicio consecutivo en el que Cogersa realiza esta convocatoria, a la que destina un presupuesto anual de un millón de euros. Además, el consorcio tiene establecida la gratuidad del tratamiento correspondiente, la digestión anaerobia (o biometanización). Este incentivo contribuye a que los municipios ahorren en el pago por el depósito en vertedero 20,08 euros por tonelada.

En 2016, estas ayudas fueron solicitadas por doce consistorios por un valor total de 341.025,78 euros. El consejo de administración ha aprobado facilitar la prórroga del acceso a las aportaciones a los ayuntamientos que las recibieron el año pasado: Avilés, Cabranes, Cangas del Narcea, Castrillón, Gijón, Grado, Llanera, Mieres, Oviedo, San Martin del Rey Aurelio, Siero y Sobrescobio

La Ley 22/2011, de 28 de julio, de Residuos y Suelos Contaminados establece el mandato para las autoridades responsables, recogido ya en al Plan Regional de Residuos, de adoptar las medidas necesarias para garantizar que, antes de 2020, la cantidad de desperdicios domésticos y comerciales destinados al reciclado para las fracciones de papel, metales, vidrio, plástico, biorresiduos u otras alcance, en conjunto y como mínimo, el 50% en peso.

Cogersa cuenta desde finales de 2013 con una planta especializada en el tratamiento de la materia orgánica de origen municipal que tiene capacidad para tratar 30.000 toneladas al año. En esta instalación, los biorresiduos se transforman en un digesto que se emplea para fabricar compost, mientras que el biogás resultante se aprovecha para generar energía eléctrica.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa