Publicado el: 01 Abr 2017

Villamarín de Salcedo, centro social por todo lo alto

“Hemos cumplido nuestra promesa con los vecinos”. asegura Trabanco durante la inauguración del local

El pueblo vivió como una fiesta la apertura del nuevo espacio, en unos actos que contaron con la presencia del portavoz municipal del PP, José Ramón González, con raíces en la localidad

Asistentes a la inauguración del centro social de Villamarín./ Foto Sánchez

La Voz del Cubia/Grado

Villamarín de Salcedo vivió hoy por todo lo alto la inauguración de su nuevo centro social, el primero de los que ha arreglado el Ayuntamiento moscón, junto a los de Pando y Berció, que están en el tramo final de ejecución de los trabajos. El pueblo fue desde por la mañana una fiesta, con pasacalles para animar a participar en un festejo que se inició, oficialmente, a las 13,00 horas, cuando el alcalde moscón, José Luis Trabanco, acompañado de parte de su equipo, presidió la inauguración oficial.

José Luis Trabanco, durante la inauguración/ Foto Sánchez

“Les decían que era imposible habilitar un centro social en el centro del pueblo, porque habría que desafectar un camino. Prometimos que lo haríamos, aunque muchos eran escépticos; hemos cumplido nuestra palabra”, afirmó el alcalde moscón, en un acto de tintes festivos que contó con la presencia, entre otros, del portavoz del PP, José Ramón González, que tiene raíces en la localidad, ya que su bisabuelo era de Casa Roque, de Villamarín. González aplaudió la apertura de un centro social “que cumple las aspiraciones de estos vecinos, que siempre han estado muy unidos”, y destacó que su partido, el PP, siempre empujó para hacer realidad el local social, y lo incluyó en el presupuesto de 2015. Además, añadió, votaron a favor de la desafección del camino público, después de que se plantearan problemas técnicos que retrasaron la ejecución de los trabajos.

Corros de danza salcedana, muestra de tonada, comida de hermandad, baile, los vecinos no escatimaron esfuerzos para celebrar su nuevo centro de reunión, un edificio exento con una sala interior acogedora, donde hoy se colocó una carpa exterior para poder albergar con comodidad a todos los asistentes. Los actos contaron con la colaboración de Xosé Ambás, que organizó la danza, mientras que la Asociación de Amigos de Villamarín puso la bebida. La comida fue aportada por las familias asistentes. Hubo hasta una muestra de tonada asturiana, y a las 18,00 horascomenzó el baile “hasta que el cuerpo aguante”.

.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa