Publicado el: 02 Abr 2017

[Mi Casa asturiana] Lo rústico, tendencia internacional

Por Sara PELÁEZ

Mi casa asturiana

Me gusta mi casa asturiana. Me costó mucho trabajo encontrarla pero, en general, estoy bastante satisfecha.  Y es que después de dar muchas vueltas tuve la suerte de dar con una que, a pesar de haber sufrido una reforma en los años 70, gracias al sentido común de sus anteriores propietarios conserva básicamente su esencia de 1881.

¿Qué nos pasa a los asturianos? ¿Por qué no respetamos, conservamos y ponemos en valor lo que tenemos? Ya sé que en general es un problema común a todos los españoles, pero parece que en nuestra tierra este desprecio por lo propio se acentúa aún más si cabe.

Y no digamos en las casas, que con sus hórreos caídos, sus tejados de uralita, sus relucientes ventanas de aluminio y sus azulejos por doquier retratan a la perfección la ignorancia y el desdén de nuestras últimas generaciones.

Menos mal que este año lo rústico es tendencia internacional así que, como esta vez nos lo dicen de afuera,  quizá lo tomemos en consideración y estemos a tiempo aún de rescatar lo poco que nos queda.

Afortunadamente llevamos ya un tiempo en que las tendencias en arquitectura tienen muy en cuenta la recuperación de las raíces a la hora de llevar a cabo los trabajos de rehabilitación. Todos hemos ido viendo como en aras de la moda o, quiero pensar, del respeto por lo autóctono y la búsqueda de la autenticidad, salían de nuevo a la luz vigas, techos de madera y paredes de piedra vista ocultas por los años y las capas de carga.

Grey Barn Farm de Hutker Architects (en ambas fotos)

 

De hecho esta vuelta a las raíces ha calado tan hondo que hasta se hace obra nueva a imagen y semejanza de las tradicionales, como por ejemplo en esta vivienda proyectada por Hutker Architects  en la prestigiosa isla de Martha’s Vineyard, donde solo habitan los millonarios.

En diseño de interiores la tendencia ha ido paralela, consolidándose y combinando la recuperación de esa esencia antigua con materiales, mobiliario e iluminación contemporánea.

Así, bajo títulos tan sugerentes como Farmhouse Style, Country Chic o Cottage Style se ha ido creando una corriente que prácticamente se ha convertido en un estilo de vida.

Greenery, color del año según Pantone

La elección del Greenery como color de 2017 por Pantone, las últimas novedades presentadas por las marcas en Sici y Cevisama o la recién celebrada Feria del Mueble en Estocolmo no han hecho sino confirmar esa vuelta a la naturaleza en materiales, texturas y colores que conectan con la tierra.

Verdes, azules, grises y marrones (de los que tanto sabemos los asturianos), madera, artesanía, piedra, piel, lana y fibras naturales son los nuevos reyes, solos o conviviendo en perfecta armonía con los iconos del diseño más actual.

 

Las tres erres a nuestra manera

Dispuestos a abrazar las nuevas tendencias internacionales quizá nos viniera bien inspirarnos en la famosa Regla de las tres erres de Greenpeace para adaptarla al interior de nuestra casa asturiana. Lo de reducir, reutilizar y reciclar bien pudiera transformarse en respetar, rescatar y reutilizar.

Mesa de tablón de roble recuperado de Paumats

 

 

 

Respetando lo autóctono y valorándolo en su justa medida antes de cualquier sustitución, rescatando del desván lo poco que en su día no echamos al fuego de la cocina y reutilizándolo con imaginación para nuevos usos.  ¿No se nos ocurre cómo?  En Pinterest encontraremos siempre una fuente inagotable de inspiración.

Así que ya sabéis maniegos, cestos de castaño, baldes, tayuelos, pieles de oveja, bancos, bidones de leche, jarras, palanganas, potas descascarilladas, ha llegado de nuevo vuestra hora,  la del Farmhouse Style a la asturiana.

 

 

Dormitorio rústico de IKEA

Comentarios:
  1. pilar lópez García dice:

    Da pena ver hórreos y paneras abandonados por las aldeas,además de las reformas de las casas sin ningún sentido de conservación de las raices.
    estaría bien que el Principado potenciara la conservación con ayudas a la restauración.

  2. José Cruz dice:

    Yo me quedo con lo de las”tres erres a nuestra manera”, me ha parecido muy interesante. Si empezamos a respetar de verdad, lo demás ya vendrá después.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa