Publicado el: 17 Abr 2017

El plan para mejorar la recta de Trubia se presentará en dos meses

La Asociación de Vecinos reclama que el tramo se convierta en travesía urbana, para poder colocar semáforos y pasos de cebra elevados

El Principado estudiará las propuestas y presentará alternativas en junio, tras el accidente que mantiene a una estudiante atropellada en la UVI

La recta de Trubia, con los autobuses implicados en el atropello de las dos estudiantes

L. S. N./Trubia

El Principado planteará en junio propuestas para mejorar la seguridad en la As-228, la carretera comarcal que conecta los valles del Trubia. Así se acordó en la reunión mantenida esta tarde por el director general de Infraestructuras y Transportes, José María Pertierra, con el concejal de Seguridad Ciudadana de Oviedo, Ricardo Fernández, y la Asociación de Vecinos de Trubia. El encuentro, “cordial y productivo”, según los vecinos, ya había sido solicitado el pasado mes de noviembre, y se aceleró tras el atropello de dos estudiantes del IES Río Trubia, un accidente ocurrido el último día de clase antes de las vacaciones de Semana Santa, cuando las pequeñas, de 12 y 14 años, salían del autobús en una parada donde no hay ni acera ni paso de cebra.

Los vecinos pusieron sobre la mesa un plan detallado para mejorar la seguridad en una carretera que soporta mucho tráfico pesado, además de conectar toda la comarca de los Valles del Trubia, y que pese a ello tiene tramos muy estrechos, donde apenas pueden cruzarse dos coches, y numerosos “puntos negros”. La asociación reclama que el tramo sea declarado travesía urbana, de manera que se pueda desplegar una batería de medidas, como semáforos, pasos de cebra elevados y otros sistemas de seguridad, que permitan una convivencia menos peligrosa entre los vehículos y los vecinos. Estas medidas, señala Roberto Velasco, representante vecinal, deberían ponerse en marcha este mismo año. Junto a ellas, la asociación planteó propuestas de más calado, que requieren mayor inversión, como la ampliación de la carretera en el tramo del parque de Cataluña, sobre la antigua canal de la fábrica de armas, que “ya ha quedado claro que es de propiedad municipal, lo que facilita la obra”. La construcción de una rotonda para enlazar con la carretera As 313, ahora en obras, es otra de las peticiones que plantean los vecinos.

“Ha sido una reunión de trabajo cordial y productiva, en la que pudimos apreciar que hay una preocupación real por mejorar la seguridad en ese tramo, y la de toda la carretera, que conecta con todos los concejos de los Valles. Quedamos en que en junio, a más tardar principios de julio, mantendríamos otra reunión para definir las soluciones. En principio, el Principado consideraba la posibilidad de declarar la zona tramo de concentración de accidentes, pero estudiará nuestra propuesta de declarar su paso por Trubia travesía urbana, lo que permite desplegar medidas de seguridad vial que en una carretera comarcal no serían posibles. Quedamos también en intentar implicar en la solución a la peligrosidad de este tramo al Gobierno central, a través de la Dirección General de Tráfico”, señala  Velasco,

Respecto a la polémica parada de autobús urbano en la que fueron atropelladas las dos niñas, la asociación vecinal planteará el problema al Ayuntamiento de Oviedo. “Hay que analizar si esa parada es necesaria, y si es segura, escuchando lo que tengan que decir los vecinos que la utilizan”, señaló Roberto Veslaco, que llevará el asunto a una próxima reunión del distrito de Trubia.

La recta de Trubia, entrada a la carretera de los valles del Trubia, es un tramo peligroso que soporta mucho tráfico, y en donde recientemente se produjo un grave atropello de dos alumnas del IES que se bajaban del autobús. Al menos dos asociaciones de vecinos, la de Trubia y la de Villarín, habían reclamado en esta vía una mejora de la seguridad, y en concreto habían pedido a la Dirección General de carreteras que colocara un paso de cebra en la fatídica parada donde ocurrió el accidente.

No es la primera vez que se producen accidentes en la travesía de la AS-228 en Trubia, en donde, a pesar de ser una zona muy transitada por peatones, los vehiculos cogen mucha velocidad. Además se produce un importante tráfico de camiones que se dirigen a las industrias de Trubia. En esta misma travesía un coche arrolló a un ciclista meses atrás. También se han producido varias colisiones por alcance, dado que los vehículos que quieren entrar en la localidad tienen que detenerse antes de girar. A ello se une la escasa visibilidad en las paradas de autobús.

La mayor de las dos niñas atropelladas ya ha sido dada de alta. La niña, de 14 años y que cursa 3º de la ESO en el Instituto Río Trubia, sufrió un traumatismo torácico. Su prima, de 12 años, estudiante de 1º de la ESO del mismo instituto, sigue en estado muy grave, en la UCI pediátrica del HUCA, tras sufrir un traumatismo craneoencefálico. Su estado es reservado.

Las dos adolescentes fueron atropelladas el pasado jueves 13, último día de clase antes de las vacaciones de Semana Santa, al bajar de la línea de TUA en una parada en las cercanías del instituto, que carece de acera y de paso de cebra. Las niñas cruzaron por delante del autobús y fueron arrolladas por otro, el que hace la línea a Quirós y Teverga.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa