Publicado el: 24 Abr 2017

El cambio en la perrera de Oviedo deja a Las Regueras sin albergue

El Ayuntamiento reguerano tenía un acuerdo con la anterior concesionaria de La Bolgachina para recoger los animales abandonados, que el nuevo contrato no permite

La concejala ovetense Mercedes González, en una visita a la perrera de Oviedo, en una imagen de archivo

Redacción/Grado

Durante más de veinte años, la perrera de Oviedo, en La Bolgachina, estuvo en manos de la Asociación Protectora de Animales y Plantas, que desarrolló una gestión no exenta de polémica. El nuevo equipo de gobierno ovetense ha dado un giro radical a la gestión del albergue de animales, con un nuevo contrato de concesión, obras en las instalaciones y política de “sacrificio cero”. El cambio, sin embargo, ha tenido un efecto colateral inesperado: deja a Las Regueras sin albergue al que llevar a los animales abandonados que aparecen en el concejo. Y es que el municipio reguerano tenía un acuerdo directo con la anterior concesionaria de la perrera ovetense, a la que pagaba por cada animal que llevaba a las instalaciones. La alcaldesa de Las Regueras, María Isabel Méndez, se reunió con la concejala de Educación y Salud, Mercedes González, que le confirmó que el nuevo contrato, con la clínica veterinaria Quirós, no permite admitir animales de otros municipios.

“Con el cambio, el convenio anterior quedó en papel mojado. Tenemos un lector de microchip en el Ayuntamiento, y cuando aparece un perro abandonado, si encontramos al dueño, no hay problema. Pero hay animales sin identificación. Hasta ahora los llevábamos a Oviedo, pero ahora con el nuevo contrato no es posible. estamos buscando una solución, hablando con otros municipios del entorno. Son unos ocho o diez animales al año, pero con que haya uno, ya es un problema”, señala la alcaldesa de Las Regueras, María Isabel Méndez.

Comentarios:
  1. pilar lópez García dice:

    La solución definitiva es que nadie abandone ningún animal.Y se castigue dyramente a quienes pillen haciéndolo.Y que se adopten no que se compren

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa