Publicado el: 27 Abr 2017

El colegio de Villar (Trubia) recibe mañana la triple erre del reciclaje

COGERSA premia a este centro educativo por su trabajo continuado desde 2009 en favor del medio ambiente

El jardín inclinado del colegio público de Villar, en Trubia, inaugurado el pasado 25 de noviembre

L. S. N. / Trubia

El Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (COGERSA) y el Colegio Público El Villar, de Trubia (Oviedo) celebran mañana viernes una jornada titulada Festeja-RRR. A partir de las 10:00 horas, toda la comunidad educativa celebrará la acreditación RRR que certifica un máximo nivel de compromiso y de aprovechamiento de recursos en la Red de Escuelas por el Reciclaje. A las 11:00 horas se realizará el acto institucional. La fiesta comenzará con juegos, talleres y actividades para todos los alumnos junto con sus familias.  Posteriormente habrá una visita a las instalaciones de la escuela. Finalmente se entregará la placa placa de la Triple Erre.

El colegio público de Villar, en Trubia, tiene desde el pasado 4 de octubre la acreditación Triple R, un reconocimiento que concede Cogersa a las entidades implicadas en la cultura de las tres erres: reducción, reutilización y reciclaje. Se lo ha ganado a pulso: desde que en 2009 se integró en la Red de Escuelas por el Reciclaje, el colegio trubieco ha derrochado esfuerzo y creatividad para implicar a toda la comunidad en la cultura del cuidado del medio ambiente.
Y es que el colegio de Villar se aprovecha de todo, de forma creativa y divertida. Su último trabajo ha sido la construcción de un jardín inclinado, aprovechando cien garrafas de agua, cuerdas, tierra, plantas y mucho trabajo de padres, alumnos, profesores y personal no docente. Los pequeños pintaron y agujerearon las garrafas, que se han convertido en divertidos maceteros, colocados sobre la rampa de entrada al centro. El jardín, que fue inaugurado el pasado 25 de noviembre, es el último trabajo de reciclaje de una comunidad escolar que destaca por su creatividad. Como el uso de “portatos”, pequeñas fiambreras construidas con materiales reciclados, que se reparten en el centro durante la Semana Europea de la Prevención de Residuos, para que los niños lleven el almuerzo. También tienen campañas de reciclado de juguetes, una patrulla ecológica, un rincón del reciclado o un taller de reciclado de familias.Y no derrochan: las notificaciones se hacen por vía electrónica, evitando el consumo de papel; hay en todas las dependencias papeleras para separar residuos y reciclar, y cada día se hace un recuento del número de comidas, para evitar el derroche de alimentos.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa