Publicado el: 06 May 2017

No hay progreso sin protesta

Por Fernando ROMERO

Se remata estos días el trazado de una carretera importante para la comarca. Se trata de la AS – 313, que abrirá los valles del Trubia a los moscones y viceversa. Su diseño, con pocas curvas, buen firme y anchura suficiente, la convierten en una vía de comunicación muy por encima de las de su categoría. Además del servicio que dará a numerosos pueblos, servirá para que los habitantes de los valles del Trubia tengan un referente urbano nuevo, el de Grado, con su mercado y sus servicios. Al referente de Oviedo se une ahora el de Grado. A la inversa, los moscones tienen una nueva puerta abierta a la Senda del Oso y a los pintorescos pueblos de Trubia, Santo Adriano, Quirós y Teverga. Una nueva vía de comunuicación que sin duda contribuye a vertebrar nuestra comarca y a mejorar el bienestar de muchos pueblos.
Esta obra, sin embargo, no ha caído del cielo. Es el resultado de una lucha de muchos años de vecinos en torno a la Plataforma Pro Carretera AS 313 integrada por gente de los núcleos que atraviesa la carretera. Su constancia, su tesón, su paciencia, su capacidad de movilización, han sido sus armas y han ganado la batalla, aunque ya veremos quien se pone las medallas.
Impresionaba ver estos días el gran despliegue de máquinas, camiones, palas, obreros de aquí para allá, en todo el trazado, como si de una obra faraónica se tratara. Mucho ruido, polvo y barro que los vecinos han sufrido con la resignación de quien sabe que esas molestias son necesarias.
La lucha de los vecinos de estos pueblos agrupados en torno a esta Plataforma y otros colectivos vecinales ha sido modélica y es un ejemplo de que las cosas se consiguen con argumentos y convencimiento, pero también con presión.
No cabe duda de que muchos políticos que diseñan y gestionan nuestro territorio lo hacen desde el criterio de lo razonable, de las necesidades de las personas que habitan los pueblos. Pero también es cierto que en, por desgracia, numerosas ocasiones, las grandes obras de infraestructuras de Asturias han sido fruto de presiones de lobbys políticos y empresariales para satisfacer así sus intereses económicos, ajenos al interés común.
Nunca desde la Administración se había fijado nadie en esa carreterina que desde La Mata atraviesa los pueblos de Reconco, La Tejera, Vega de Peridiello, Bayo, Sama… hasta enlazar por Las Cuestas con La Riera dando entrada al valle del Trubia. Solo cuando se iniciaron las protestas, las reuniones, los comunicados y las movilizaciones empezó a llamar la atención en los despachos de Llamaquique.
Y son precisamente estas iniciativas las que pueden contribuir a fijar población en la zona rural. La mejora de las comunicaciones, sin necesidad de más autovías y autopistas, simplemente mejorando las vía secundarias, favorecen el tránsito de personas hacia sus lugares de trabajo, generando una mayor actividad económica y favoreciendo que los más jóvenes opten por echar raíces en sus pueblos porque saben que ya no van a estar aislados.
Por eso la lucha por la mejora de esta vía de comunicación puede ser un modelo para otras batallas tan o más importantes que ésta.
Tenemos una de más calado, también relacionada con las comunicaciones: el transporte ferroviario de cercanías, en un estado agónico que es necesario detener.
Mientras los países más avanzados y civilizados apuestan por los trenes como medio de comunicación rápido, limpio y sostenible, aquí seguimos otros derroteros.
Está en plena ebullición otra gran protesta en nuestra comarca, la de algunos Ayuntamientos como Trubia, Grado y Candamo. En Grado se firmó una alianza entre los concejos por los que discurre la línea de Feve de Oviedo-San Esteban, cuya principal arma es un manifiesto en defensa de las cercanías y los servicios públicos. También Candamo está vertebrando un movimiento de usuarios-ayuntamiento y vecinos, que persigue denunciar el abandono de esta líneas.
Sin duda la desaparición de las líneas tradicionales de trenes que pasan por nuestros pueblos ofreciendo un servicio a los vecinos beneficia a alguien. Nuevamente se deja morir un medio que podría ser rentable y eficiente a poco que se invirtiera en él.
Pero va a ser necesario algo más que una declaración consensuada para reconquistar las cercanías. Porque, como decía Oscar Wilde “es a través de la desobediencia y la rebelión que se ha hecho el progreso.”

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa