Publicado el: 07 May 2017

Los puentes de Proaza

Por Loli GALLEGO

[Proaza, sus pueblos y su naturaleza]

Cuantas veces nos preguntamos el porqué del nombre de una determinada obra pública, que desempeñó y sigue desempeñando un gran servicio a la comunidad. Es el caso de los puentes, obras fundamentales parar poder vadear un río. Además los puentes presentaban una notable importancia plural, tanto de carácter señorial, territorial, como económico y político.

Fueron los ingenieros romanos  los ejecutores de estas grandes construcciones, por el afán dominante  y conquistador de este pueblo en la antigüedad. En toda nuestra geografía quedaron los vestigios de aquellos grandes constructores que perduran hasta nuestros días.

Pero Proaza tiene el honor de poseer algunas de estas obras, no romanas, aunque al contar la historia de uno de nuestros puentes si se nombra a los romanos.

Quizá el más  vistoso,importante y funcional es el puente de Zarameo. Este topónimo o nombre se refiere “a lugares cerca del agua.” Valeriano López Fernández en el tomo tercero de la Asturias de Belmut y Canella hace la siguiente descripción refiriéndose a los romanos:

“Abrieron cómoda vía con un puente sobre el río, frente por frente de sus ferrerías, ubicadas en Valdearenas fabricando lo más de él de ladrillo y que arrastrado algún tiempo después por una soberbia avenida de agua lo reemplazaron por el de Zarameo. Hasta aquí la Edad Antigua.

Puente de Zarameo

El acceso  a Proaza desde Castilla se hacia por el Camin Real, que transcurría por el Puerto de Ventana, camino que unía a las provincias de Asturias y León. El tránsito era intenso, tanto de personas, caballerías y carruajes, pues por él pasaba, no solo en dirección a Oviedo, si no todo lo que iba en dirección  de  camino a Grado.

Por tanto  presentaba una importancia en el tráfico económico. Otra de sus funciones, avaladas por el informe de 1587 del Consejo Real, es que también sumó a lo anterior su función como lugar de reuniones consistoriales.

Las fuertes riadas eran los principales motivos de los desperfectos, como las ocurridas en 1587-1675. En cuanto a su fábrica, pese a la tradición sobre una construcción de ladrillo de época romana, existía un puente reformado de madera y debido al intenso tránsito se pensó en construir uno de piedra.

La primeras noticias de su ejecución en piedra son de siglo XVII. En los años 1675-1676 se propone la sustitución del puente de madera en Proaza, «para la servidumbre de dichos lugares” por otro de piedra. La obra se adjudicó por 500 ducados de vellón. Quedó concluido en 1701.

Y en 1702 se convoca la primera reunión de las consistoriales: «En el puente de Zarameo a 3 de junio de 1702 se reúne la corporación…». Esta función dura hasta el siglo XIX, cuando ya existe Casa Consistorial.

Citando a Madoz “Por aquí pasaba el camino carretero,que por el Puerto de Ventana,se dirigía  la Babia  y al Vierzo» y califica este puente como de antigua construcción.

Dícese que su constructor, después de acabado tan seguro y fuerte dijo: “Puente de Zarameo, nunca te verás caído hasta que el roble de Oliz pase con rama y raíz. Ese árbol pasó hecho astillas por haber sido incendiado.

Siempre se comentó en Proaza que en este puente había un letrero y que fue destrozado clandestinamente por buscar un supuesto tesoro.

Expongo aquí  la descripción que un viajero en 1887 hizo del Roble de Oliz:  «Antes  de llegar a la peña negra se ve salir del fondo del valle un imponente roble, que tendrá por lo menos 100 pies y descuella sobre los demás. Unos leñadores lo incendiaron por la base y se ve quemado parte del tronco, pero aún se puede conseguir una viga de  ochenta  pies de vara en cuadro”

 

Puente de Prada

La funciones del puente de Prada son más ejemplares. Está  ubicado como deslinde  entre el concejo de Proaza y el coto episcopal de Santo Adriano.

A su vera los Vázquez de Prada construyeron su casa fuerte y fueron señores de todo el entorno. De esta forma señalaron el control sobre el tránsito y sobre el territorio de Proaza, que comenzaba en este punto. Hay que reseñar que el concejo vecino se extendía  hasta la  mitad del puente.

Su edificación primitiva data de  la fundación de la citada casa fuerte, lugar que  ya existía antes del asentamiento de  esta familia  que procedía de los Bernaldo de Quirós aunque se desprendió del  apellido Quirós por el de Prada.

El primer señor de este territorio,fue D. Alonso Vázquez de Quirós, primo de los Bernaldo de Quirós.

El primer puente era de piedra y madera y tenía tres pilares y pasarela de madera. Fue reconstruido en 1787 y estuvo en servicio hasta los años cincuenta, cuando se construye el actual que va paralelo a él. Lo mismo que el de Zarameo, fue considerado como de reuniones de acuerdos .

En su época se le describió como uno de los puentes más importantes del territorio ya que en él se dilucidaban cuestiones, tanto de carácter territorial, señorial como económico o político.

Martínez Marina en su diccionario se refiere a ellos como “puentes de piedra, buenos y sólidos que sirven de tránsito de Oviedo por una senda yendo y viniendo a Castilla por el Puerto de Ventana”.

 

SONY DSC

Puente de Traspeña

Fue y es un  puente con suficiente envergadura y de necesidad, pues contribuyó a la unión de la feligresía de los pueblos que conforman esta parte del concejo de Proaza.

Su ejecución  es la de un puente ligado al área de montaña, pues había que salvar el obstáculo del rio Teverga para poder acceder a los pueblos de Fabar y Bustiello.  Pueblos que junto a Santa María forman las Traspeñas que con Proaza, Bandujo y San Martín de Villamejin, constituían el territorio del concejo. Los otros núcleos de población se fueron incorporando posteriormente.

El acceso al otro lado del río se hacía a través de un gran  pontón de madera. Este puente  se supone fue edificado de nueva planta entre los años 1834-1842 siguiendo los planes del concejo.

Madoz en 1845 decía:  «Existe un puente de piedra y madera que comunica a los pueblos de esta feligresía.”

 

Cómo se costeaban los puentes.

Siempre los ayuntamientos estuvieron y están faltos de recursos económicos y, una vez más, a pesar de los impuestos que pagaban los vecinos, se les pedía un esfuerzo más cuando la obra publica era muy costosa. En el caso de obras menores, tales como los pontones, cada pueblo corría con el gasto a cuenta del vecindario. Pero también tenían que contribuir en las obras mayores con servicios tales como el acarreo de piedra y otros materiales. En los casos de los puentes de Zarameo, Prada y Traspeña, estaba obligado el concejo a su colaboración económica y los vecinos al acarreo de los materiales.

 

 

 

 

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa