Publicado el: 27 May 2017

Oviedo espera para La Ascensión la presencia de unas 1.500 reses

La Fundación Caja Rural nombra a Maximino Vega y Mercedes Díaz Concha «Paisanos» del año, y distingue la labor de las Filanderas de la asociación Los Güeyos de Santa María de Grado

Wenceslao López y Cristina Pontón acarician a un caballo, en presencia de Valiño y Sánchez Ramos

Redacción/Grado

Oviedo espera que mañana se concentren en el recinto ferial de La Ascensión, en el polígono de Olloniego-Tudela, unas 1,500 cabezas de ganado, según afirmó hoy el alcalde ovetense, Wenceslao López, que visitó la feria esta tarde, acompañado por el presidente de la SOF, Roberto Sánchez Ramos, y los concejales Andrea Álvarez (Somos), Diego Valiño (PSOE) y la portavoz de IU, Cristina Pontón. López destacó que en esta segunda edición de la feria en el nuevo recinto, el espacio, de unos 25.000 metros cuadrados, se consolida. Sánchez Ramos, por su parte, recordó el proyecto municipal de techar una parte del recinto, para que Oviedo cuente con  «un mercado de mercados  que pueda incorporar actividades de carácter agrícola y ganadera».
Además de la exposición de ganado y de maquinaria, la feria de Olloniego-Tudela ha acogido hoy otra serie de actividades como exhibiciones de perros de pastor y de entibadores mineros. Mañana domingo, se celebrará, a las 12:00 horas, la «Gala de Estrellas» en la que se presentarán los ejemplares ganadores en los concursos de ganado Asturiana de los Valles, Asturiana de Montaña y Raza Parda.

         

Mañana tendrá lugar también otro de los grandes acontecimientos del campo asturiano, la entrega de premios que concede la Fundación Caja Rural, en colaboración con el Ayuntamiento de Oviedo. (Consulte aquí todos los premiados). El Paisano 2017 es Maximino Vega Álvarez, Minín, de 96 años, de Argolibio, Amieva, y la Paisana, en Mercedes Díaz Concha, de Los Callejos (Llanes), que en junio cumplirá 94 años. Dentro de los galardones de La Ascensión, destaca el obtenido por Las hilanderas de la Asociación El Güeyo, de Santa María de Grado, premio a la defensa y difusión de la cultura asturiana, por recuperar el tradicional proceso de tratamiento de la lana, desde el trasquilado de la oveja al tejido, un conocimiento que exhibieron por primera vez ante los escolares del colegio moscón Bernardo Gurdiel, y que después han llevado a numerosos eventos y ferias.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa