Publicado el: 15 Jun 2017

Toño Huerta: “La burguesía ovetense expulsó a la industria a la periferia”

El concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos y el historiador trubieco presentan ‘El patrimonio industrial. ¿un patrimonio oxidado?’

Toño Huerta durante su charla

F. Romero / Trubia

El historiador local Toño Huerta presentó ayer en el teatro casino de Trubia su libro ‘El patrimonio industrial ¿un patrimonio oxidado?’. Le acompañó en el acto el concejal de Cultura Roberto Sánchez Ramos. Esta actividad se enmarca dentro de las 12 semana cultural de Trubia, que se desarrolla hasta el próximo día 18. Huerta proyectó diapositivas con imágenes de la historia de la industrialización de Oviedo, a la vez que iba relatando su evolución, Explicó que el desarrollo de la burguesía, y la creación del barrio de Uría y de la estación del Norte conllevó la expulsión paulatina de la actividad industrial a la periferia “porque los nuevos burgueses no querían contaminación social”. Explica que el Ayuntamiento apoyó el plan y en 1927 había una ordenanza en la que se prohibía la nueva industria y se recalificaban los suelos de aquellas fáabricas o talleres que habían cerrado, dándole un uso residencial o terciario.

El conferenciante explicó que inicialmente Uría era un barrio industrial que arranca hacia 1874 y se constituye definitivamente en 1912, todo ello porque el ferrocarril atrae a nuevas industrias, Paralelamente y a medida que la burguesía va expulsando a la clase obrera, se crean los barrios bajos, como Regla y Postigo. El “pico” de la industrialización de Uría llega en 1930, en el que se contabilizan hasta 60 industrias y talleres. A partir de ese momento entra en declive, explica Huerta. Estas industrias estaban relacionadas con el ramo de la alimentación, la madera, el papel, hierros y construcción, mecánica y curtidos. En 1960 solo quedaba ya en la ciudad la fábrica de la Vega y siete talleres. Se inicia entonces un proceso de revalorización del suelo “y llega el negocio de la especulación para unos cuantos”, explica el autor.

Toño Huerta afirma que Oviedo tiene mucho patrimonio industrial y además bien conservado y “aunque se cargaron muchos elementos en los 90 para especular poco a poco ha ido cambiando el panorama y ahora se tiene en cuenta su protección, y se estudia su integración, su ordenación y su conservación”.

El historiador cree que, frente a la creencia generalizada de que estos elementos deben de tener un uso, “no parece necesario. nadie piensa que haya que darle un uso a Santa María del Naranco para conservarlo”. De este patrimonio destacó que siguen vivos los barrios obreros que generó la industria, como en el caso de Trubia.

La charla fue precedida por una conferencia a cargo de la Asociación Drone4 Students, de la escuela politécnica de Ingeniería de Gijón titulada “Los drones, pasado, presente y futuro”. Hoy jueves a las 19 horas habrá una conferencia a cargo de los alumnos de 6º de primaria del colegio de Villar de Trubia y a las 20 horas conferencia sobre “historia, costumbres, turismo y culturas portuguesas” a cargo de Sofía Cristina Gomes da Silva y de Fabio Castro. Ambas charlas serán en el teatro-casino de Trubia.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa