Publicado el: 17 Jun 2017

La travesía de Trubia desde Molina a La Riera será acondicionada

La consejera de Infraestructuras anuncia en Sama de Grado que en julio se adjudicará el proyecto, que incluye el ensanchamiento de la AS 22-8 y la construcción de una glorieta en el entronque con las AS-313

El Gobierno regional  establecerá pasos de peatones más seguros para evitar accidentes como el de las dos jóvenes que fueron atropelladas por un autobús y buscará una solución para que los vehículos no tengan que detenerse para hacer el giro de entrada a Trubia

La consejera, en la fiesta de hoy

F. Romero / Grado

La consejera de Infraestructuras Belén Fernández anunció hoy que en el próximo mes de julio su departamento va a adjudicar el proyecto para acondicionar toda la travesía de Trubia, es decir la AS-228 desde el cruce a Sama de Grado en La Riera hasta el entronque con la N-634, en Molina. Este anuncio fue realizado públicamente por la responsable del Gobierno regional durante la fiesta de inauguración de la carretera AS-313. Fernández, que acudió junto al Director General de Infraestructuras José María Pertierra anunció que “atendiendo una vez más a las reivindicaciones vecinales el Gobierno de Asturias acondicionará la intersección de esta carretera (la AS-313) con la AS-228 y mejorará su seguridad vial de ésta hasta su entronque con la N-634”.

“Una carretera une a las personas y eso nos hace mejores”

 

Pertierra añadió que se estudia además mejorar los pasos de cebra existentes para evitar situaciones de riesgo y atropellos como el que les ocurrió a dos alumnas del IES de Trubia, que fueron atropelladas por falta de visibilidad por un autobús que hacía la línea de Teverga y Quirós. Posiblemente se eleven sobre la rasante para hacer disminuir también la velocidad de los vehículos. Se confirma la construcción de una glorieta en La Riera, a la altura de Casa Miranda, otra reivindicación vecinal, así como el ensanche entre los puntos kilométricos 1,820 y 2,120, aprovechando una antigua canalización en desuso. Estas obras requerirán llegar a algún tipo de acuerdo con el Ministerio de Defensa, propietario de la fábrica de armas y que encajona la travesía entre sus muros y el río Trubia, aunque Pertierra confía en que no habrá problemas. El ancho actual es de 6 metros, lo que impide el paso de un camión y un vehículo cuando se cruzan.

Se estudiará además la manera de evitar que los vehículos que quieran entrar en la localidad tengan que detenerse en mitad de la vía para hacer el giro a laizquierda atravesando el carril contrario. El proyecto será licitado en el mes de julio por un importe de 60.000 euros con un plazo de ejecución de seis meses, con lo que podría estar listo en el primer semestre del 2018.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa