Publicado el: 20 Jun 2017

El Principado mantiene la alerta por la ola de calor hasta mañana

La Agencia Estatal de Meteorología prevé máximas por encima de 34 grados y mínimas que no descenderán de 19º

Grado marca a estas horas 40º en los termómetros del centro de la villa

Termómetro en Grado. marca 40º / Foto de Lorena Álvarez

Redacción / Grado

La Consejería de Sanidad mantiene el nivel 1, el más bajo de los recogidos en el Plan Nacional de Actuaciones Preventivas de los Efectos de las Altas Temperaturas sobre la Salud, dado que la Agencia Estatal de Meteorología anuncia para mañana máximas por encima de los 34 grados y mínimas que no descenderán de los 19. Muchos vecinos de la comarca han aprovechado para refrescarse en las playas y ríos o bien. Grado marca a estas horas 40º en los termómetros del centro de la villa

Este nivel de bajo riesgo establece que es preciso protegerse frente a las radiaciones solares y las elevadas temperaturas, y recomienda mantenerse hidratado y evitar el consumo de bebidas alcohólicas. También subraya la conveniencia de almacenar en frío los alimentos, ya que con el calor aumenta el riesgo de brotes alimentarios.

Según se explica en una nota difundida por Sanidad los días de calor intenso obligan al cuerpo humano a un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura corporal en los límites normales: se suda más, las venas se dilatan, se pierden sales minerales, etc. Este esfuerzo es mayor durante una primera ola de calor, ya que el cuerpo aún no está acostumbrado, y también cuando esta situación se prolonga, si los días y las noches son cálidos, porque al organismo no tiene tiempo para recuperarse, o cuando la humedad es muy alta y no hay viento ni brisa.

 Los problemas de salud asociados a las elevadas temperaturas pueden evitarse con las siguientes medidas:

Beber mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si existe contraindicación médica. Evitar las bebidas alcohólicas, café, té o cola, y  las muy azucaradas.

  • Permanecer en lugares frescos, a la sombra y si es posible pasar al menos dos horas en algún sitio climatizado.
  • Tomar una ducha o baño fresco.
  • Bajar las persianas para evitar que el sol entre directamente.
  • No abrir las ventanas cuando la temperatura exterior es más alta.
  • Evitar usar máquinas y aparatos que puedan producir calor en las horas de más temperatura.
  • Realizar comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos).
  • Evitar las actividades en el exterior, sobre todo si son intensas, durante las horas más calurosas.
  • Si se debe permanecer fuera, hay que procurar hacerlo a la sombra, usar ropa ligera y de color claro, protegerse del sol y llevar sombrero.
  • Utilizar calzado fresco, cómodo y que transpire.
  • Las personas que realizan trabajos intensos en el exterior o actividades deportivas intensas deben reducir su actividad en las horas de máximo calor, protegerse del sol y beber abundantemente bebidas para reponer los líquidos y las sales perdidas por el sudor (agua, zumos, frutas, gazpacho, bebidas deportivas o rehidratantes…).

 

Más cuidado con las personas mayores, enfermos y niños

Las personas mayores, los enfermos y los niños son quienes sufren mayor riesgo ante una ola de calor intenso. Las primeras, sobre todo si viven solas, son dependientes o tienen sus facultades mentales reducidas, deben ser visitadas o controladas al menos una vez al día, y mejor dos, por algún familiar, amigo, vecino o por los servicios sanitarios o de atención a domicilio.

En el caso de niños de 0 a 4 años, es preciso cerciorarse de que beben mucho líquido y se aconseja vestirles con ropa clara y ligera y no dejarlos nunca solos en automóviles.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa