Publicado el: 20 Jun 2017

Grado planea destinar el dinero de la subestación a ahorrar en luz

El Ayuntamiento pedirá una subvención al Gobierno central para cambiar el alumbrado de la villa a LED, un proyecto de un millón de euros para el que las arcas locales deberán aportar 200.000 euros

El ahorro anual en factura eléctrica superaría los 128.000 euros, según estima el proyecto municipal

Pleno de hoy

L. S. N./Grado

LA VOZ DEL CUBIA

Grado planea destinar el dinero que obtendrá con el convenio de la nueva subestación de Santa María de Grado a ahorrar en la factura eléctrica. El equipo de gobierno municipal, de IU, desveló hoy en el Pleno cuál es el proyecto al que destinan los 225.000 euros previstos con el convenio con Saltos de Navia: poder concurrir a una subvención abierta por el Gobierno central para cambiar toda el alumbrado público de la villa a tecnología LED. El plan supone una inversión de un millón de euros, de los que el Ministerio pondría el 80 por ciento y el Ayuntamiento, el 20 por ciento restante, un dinero que piensan financiar con el polémico convenio. Si se obtiene la subvención, el Ayuntamiento obtendría un ahorro anual en energía eléctrica de 128.783 euros, ya que el coste actual es de 175.748 euros y con el cambio, habría que pagar en torno a los 47.000 euros, según el proyecto que maneja el Consistorio.

El asunto llegó al Pleno por vía de urgencia, ya que el equipo de gobierno quería tramitar con rapidez los recursos de reposición presentados contra el convenio por PP y Foro, de manera que el acuerdo pudiera hacerse ejecutivo y la financiación llegar a tiempo para solicitar la subvención, cuyo plazo finaliza a mediados del mes que viene. El portavoz de IU, Plácido Rodríguez, aseguró que este acuerdo no implica que no se vayan a hacer inversiones reclamadas por los vecinos de Santa María, la zona directamente afectada por la ampliación de la subestación. “Esas inversiones caben perfectamente en el presupuesto, que se podría modificar”, aseguró, y volvió a insistir en que el nuevo equipamiento eléctrico beneficia a una zona más amplia, “ya que permite desmontar una línea de alta tensión de más de 70 kilómetros, que sale de Grandas de Salime y recorre parte del municipio”.
Los grupos de oposición; en primer término, Alfredo Varela; al fondo, José Ramón González

Alfredo Varela (PSOE)

Los dos grupos de la oposición que acudieron a la sesión -estuvo ausente la portavoz de Foro, Patricia Álvarez- aceptaron debatir el asunto y votaron a favor de la urgencia, aunque discreparon de la propuesta de IU. El portavoz socialista, Alfredo Varela, recriminó “el oscurantismo” de IU. “Tenían ese proyecto y no dijeron nada, se lo sacan de la chistera, cuando era una propuesta que pedimos nosotros a través de una moción en 2015. Quizá si hubieran sido transparentes la gente hubiera aceptado mejor el proyecto de la nueva subestación”, criticó Varela.

Por su parte, José Ramón González destacó que su grupo es contrario al convenio, y puso en duda que el pueblo de Santa María vaya a recibir compensaciones que equilibren el coste ambiental que padecerá con la nueva subestación. “Da la sensación de que quieren quitarlos de en medio con una propinilla, e invertir en el casco urbano de Grado todo lo que obtengan con el convenio, como hicieron la otra vez”. González sí está de acuerdo en el uso de tecnología LED en el alumbrado público, y también planteó en su momento una propuesta, aunque en aquel momento proponía que se financiara con un crédito a coste cero.

El alcalde, José Luis Trabanco, replicó a Varela que no hubo oscurantismo, ya que en su momento informó directamente a los vecinos de Santa María de cuál era el proyecto que el municipio tenía en mente. También reconoció que fue a raíz de la petición del PSOE de elaborar un proyecto de implantación de tecnología LED cuando se pusieron las pilas. “Me enteré de que se preparaba una convocatoria de subvenciones, y pusimos en marcha la elaboración del proyecto”, afirmó, lo que permitirá que Grado concurra a la convocatoria de subvenciones “porque ya tiene el trabajo previo hecho”. Finalmente, la propuesta, que consistía en rechazar los dos recursos de reposición planteados contra el convenio por PP y Foro, salió adelante con los votos de IU, la abstención del PSOE y el rechazo del PP.

El Pleno aprobó por unanimidad que las familias mosconas que acogen a niños refugiados no tengan que pagar las colonias de verano

El único otro asunto que suscitó algo de debate fue la propuesta de modificar la ordenanza que regula las colonias de verano para niños en Grado. El concejal de Juventud, Hugo Sánchez Llana, proponía dos cambios: que la norma reflejara la exención de tasas a los niños extranjeros o refugiados que estén acogidos temporalmente por familias de Grado, como muestra del apoyo institucional a su causa, y de respaldo a las familias mosconas que los acogen (en clara referencia a los niños saharauis), y que se suprimiera el precio público intermedio de hrario reducido, ya que, aseguró, muy pocas familias lo piden, y además es contrario al proyecto pedagógico, ya que si hay participantes con horarios distintos es más difícil “desarrollar un proyecto educativo colectivo”, ya que tienden a “formarse grupos distintos”. La propuesta suponía que en la ordenanza sólo quedaba reflejado el precio máximo del campamenot, 60 euros, no el reducido, de 50 euros, pese a que el que se aplica en realidad no lo fija la ordenanza, sino que lo aprueba la junta de gobierno y es de 50 euros. Esta última proposición fue interpretada por PSOE y PP como una subida encubierta del servicio, por lo que pidieron su retirada. El edil insistió en que el campamenot cuesta 50 euros y no más, pero finalmente, tras un farragoso debate, se llegó al acuerdo en el que estaban todos conformes, la exención de tasas para los niños acogidos, y el otro quedó sin modificar, con el compromiso verbal de Trabanco de que no se va a subir ese servicio.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa