Publicado el: 24 Jun 2017

En política y en la vida, no todo vale

Respuesta de la alcaldesa de Teverga, María Amor Álvarez Ardura, a la tribuna de Juan Carlos García

María Amor ÁLVAREZ ARDURA

En contestación al escrito de  Juan Carlos García quiero hacer alguna aclaración, dado que éste contiene inexactitudes y mentiras. Es verdad que en repetidas ocasiones mantuvimos conversaciones en las que me exponía su idea sobre la organización de una recreación histórica y combates medievales. La idea en principio me pareció atractiva, pero el nivel de concreción deja mucho que desear: el lugar para llevarlo a cabo, en principio, puede ser bueno, pero hay que tener en cuenta que está al lado de la Senda del Oso y por tanto puede entrañar riesgos para la integridad de las personas: Estos riesgos sólo se pueden  reducir si se cuenta con una planificación  adecuada y el seguro pertinente.

Es falso que yo le haya dicho que no, y es falso que no tenga coste alguno (ambulancia medicalizada, telas, antorchas, postes, desbroces y un largo etcétera). Todo se puede estudiar, pero hay una serie de cuestiones que no se pueden soslayar, como es la seguridad, póliza de seguros, etc.

No sé de qué se queja Juan Carlos García. Está utilizando a lo largo de todo el año el polideportivo municipal para sus actividades (por cierto, me dijo que se lo habían cedido y podía hacer lo que quisiera, y le recordé que el recinto es para uso de todos los teverganos). Es sin duda el vecino que más veces ha visitado mi despacho y siempre atendí sus peticiones, como la feria de caza, combates medievales, tiro con arco y siempre se les dio publicidad en la página del Ayuntamiento.

No entiendo a qué viene ahora lo de “no le caigo bien”. Para conseguir un fin, Juan Carlos, no todo vale, tu actuación es mezquina y te diré más, no sé si alguien te está utilizando o si es motu proprio, pero no soporto la mentira ni a los mentirosos. Si hay alguien en el concejo interesada en potenciar el turismo, llevar a cabo actividades de ocio y culturales, ésa soy yo, y creo que estoy dando sobradas pruebas de ello.

Presenta la actividad concretando qué es lo que quieres hacer y en qué condiciones, se estudiará y si es factible la apoyaremos, pero sin fantasías y por cierto, lo de las 2.000 o 3.000 personas es una fantasía más.

Si el escrito de Juan Carlos García es indignante no lo son menos algunos de los comentarios. ¡Qué fácil es la crítica! Pedir a algunos que se informen antes de opinar en las redes sociales sé que es mucho pedir, lo fácil es intentar ensuciar la labor de alguien y si es la de la Alcaldesa mejor que mejor. Algunos parece que están en modo “campaña electoral” o quieren justificar lo injustificable.

Yo creo que en política como en la vida no todo vale, la seriedad, el trabajo y el rigor es lo que cuenta. El oportunismo de algunos dice mucho de su calidad como personas.

 

Comentarios:
  1. Antón dice:

    Desconozco totalmente la temática sobre la que debaten y en consecuencia no tengo opinión alguna ni sobre su gestión -ni en ese ni en otros asuntos- ni tampoco sobre la cuestión que se dirime. No puedo opinar sobre eso. Pero… ¡Qué acertado es su titular, señora alcaldesa! ¡Qué razón tiene! ¡Ni en la política ni en la vida debería valer todo!¡Claro que no! Pero, lamentablemente, casi nunca parece ser así y ¿sabe, a mi modesto entender, cual parece ser el problema?
    El problema en la cosa pública, tal como yo lo percibo, parece ser que ustedes los políticos (casi todos los políticos sean de la ideología que sean) parecen ver las cosas de distinta forma -un escándalo o pura y democrática praxis de libertad- según las piedras caigan en su patio o en la antojana del vecino. Creo que ese es el problema, señora alcaldesa. Y quizá esa sea la razón de que todos los patios estén llenos piedras. A lo mejor si fueran capaces de ponerse de acuerdo, todos, para dejar de apedrearse y convocar una sextaferia que despejara todos los patios, lograría entorno mucho más bonito y ecológico.

    Vuelve a tener razón -siempre en mi modesta opinión- cuando se refiere a estar «en modo campaña electoral». Coincido con usted en la percepción de que no hay nadie en el panorama político que desactive ese modo ni durante un segundo de su vida pública. ¡Tiene toda la razón, señora alcaldesa!
    Me gustaría toparme algún día con un político dispuesto a sacrificar una victoria electoral, por pírrica que esta sea, por el bien de eso que ahora dieron en llamar cuidadanía y que quizá sólo tenemos la consideración de meros alienígenas capaces de introducir una papeleta en una urna cada cutro años.
    ¡Sería conmovedor verlo y vivirlo, señora alcaldesa!

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa