Publicado el: 27 Jun 2017

Ir al colegio de El Villar, “un peligro” sin transporte escolar

El AMPA reclama a Educación que declare la “especial dificultad” del trayecto y mantenga el autobús gratuito para todos los alumnos del centro, que tiene casi 80 alumnos más que hace una década

El autobús, en la carretera de El Villar

Redacción/Grado

Un trayecto de más de un kilómetro sin arcén, en una carretera con bastante tráfico en horas puntas, que suele tener niebla y con curvas que carecen de visibilidad. Este es el trayecto que tendrían que realizar andando los nuevos alumnos del colegio de El Villar, en Trubia, que han perdido el derecho al transporte gratuito (que hasta ahora tenían todos los alumnos del centro) a raíz de una resolución que suprime este servicio a los alumnos que vivan a menos de un kilómetro y medio del colegio. La medida, que afectaría a los alumnos de Campo, Corea, Perlín y Las Cuestas, ha puesto en pie de guerra a las familias, que esta mañana han presentado un escrito dirigido al consejero de Educación, Genaro Alonso, en el que piden que se apruebe un plan especial para la zona que permita mantener el servicio gratuito, en atención a la “especial dificultad de los desplazamientos”.

El AMPA de El Villar alega que “el transporte gratuito es un derecho que desde el año 1983, fecha de creación del centro, han disfrutado de forma ininterrumpida la totalidad de los alumnos adscritos al centro”, y destacan que el propio proyecto educativo del centro reconoce la especial dificultad del acceso, a través de la carretera AS-313.

“La citada carretera AS-313, que ha sido reparada recientemente y cuya peligrosidad es de sobra conocida por la Consejería de Infraestructuras, continúa siendo sumamente peligrosa para el transporte escolar en la intersección con la AS-228, careciendo además de acceso peatonal seguro, pues arranca en una curva sin visibilidad, donde hay dos señales de peligro por pendiente superior al 10 por ciento y por 1,5 kilómetros de curvas peligrosas”, señala el escrito, firmado por la presidenta del AMPA, Miriam Cueto. Las familias destacan que todo el trayecto “carece de arcenes o escapatorias para los peatones”. Entre las 9 y las 10,45 horas, y entre las 15,30-16,15 horas, las familias aseguran que “el tráfico de autobuses y vehículos es especialmente incompatible con el acceso peatonal”, en una zona además de frecuentes nieblas, lo que a juicio de los padres hace que el acceso no reúna las condiciones adecuadas para recorrerlo diariamente con menores. Los alumnos, añaden, “perderían la posibilidad de acceder a las actividades extraescolares”, y podrían darse situaciones como madres que tienen que acudir con hijos pequeños en carricoches para llevar al mayor al colegio, o hermanos que uno sí tenga transporte gratuito y otro no, además de destacar que no hay ningún transporte alternativo.

Otra de las circunstancias que destacan las familias es el aumento de matrícula en el centro, que en una década ganó unos 80 alumnos, hasta contar con 183 escolares para el año que viene.

Por todo ello, el AMPA reclama a la consejería que incluya al centro en un plan específico que permita mantener el transporte gratuito para todos los alumnos, y que hasta que el Consejo de Gobierno tramite este plan, se apruebe una autorización excepcional para el uso del autobús escolar por parte de todos los alumnos, ajustando a esta petición las rutas y paradas.

El AMPA ha enviado copia del escrito al Consorcio de Transportes, a la consejería de Infraestructuras y a Cristina Pontón, presidenta del distrito rural 1 y representante del Ayuntamiento en el Consejo Escolar.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa