Publicado el: 28 Jun 2017

Los ecologistas piden que se prohíba el cianuro en las minas de Belmonte y Salas

La Coordinadora destaca que el Parlamento europeo aprobó una resolución contra el uso de esta tecnología para la extracción de mineral

Balsa de la mina de Boinás

Redacción/Grado

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies ha solicitado al Gobierno regional que prohíba en Asturias el uso de cianuro en las minas de Salas y Belmonte, tras aprobar el Parlamento europeo una resolución en la que insta a desterrar esta tecnología. La Coordinadora destaca que ya en 2006 se aprobó una directiva sobre la gestión de residuos mineros en la que se cuestionaba el uso de este veneno, tras dos catástrofes por vertidos, en la mina de oro de Baia Mare, en Rumanía, acaecido en 1998, y en Kolontár, Hungría, en 2010. En la nueva resolución, el Parlamento Europeo hace un llamamiento a la Comisión “para que proponga la prohibición total en la Unión Europea lo antes posible del uso de tecnologías mineras que empleen cianuro”.

Los ecologistas reclaman “que se deje de usar este peligroso producto en Asturias que está hipotecando la cuenca del Narcea con los lodos cianurados que se acumulan en las gigantescas balsas de residuos de la minera en la zona”. Y aseguran que “los lodos cianurados que se están almacenados en Belmonte tienen una toxicidad estimada de 75 años, por lo que supone un riesgo real su almacenamiento en zonas inestables y con el riesgo que supone de filtraciones, o roturas. En la actualidad, todavía no se ha conseguido una garantía 100% de impermeabilización a largo plazo con las técnicas de membranas de polietileno de alta densidad, donde su resistencia mecánica y ciclo de vida constituyen puntos débiles para construir una barrera estanca para residuos como los lodos cianurados y para residuos de flotación también muy contaminantes”. También muestran preocupación por la posibilidad de que las balsas se desestabilicen.

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa