Publicado el: 10 Jul 2017

Desvestir un santo…

Por Casimiro ÁLVAREZ

Pretenden desvestir a los vecinos de los Valles del Oso y a los usuarios de la AS-228 en dirección al Puerto Ventana, para vestir a los pocos que quedan en Sama de Grado, Perlavia y Las Cuestas. El pasado sábado 17 de junio, se celebró en Sama la inauguración de la nueva carretera que une el pueblo con Trubia por una parte, y con Grado por la contraria, con una gran fiesta y paella a la que no faltaron un sinfín de autoridades que aprovecharon para apuntarse el mérito de la obra, y de paso darse un baño de masas, que siempre les resulta muy reconfortante. La necesidad de la obra era clamorosa, pero todo el mérito, corresponde a quién desde hace la friolera de 14 años, inició una desesperada y casi solitaria lucha contra el desinterés y la prepotencia de los políticos (que tenían gaita que tocar en el asunto) y de toda condición ideológica. Olegario se dio de baja como militante del PSOE, siguió clamando ante las puertas de las instituciones que ni siquiera lo querían recibir, organizó manifestaciones y cortes de carreteras, y al final la recién dimitida consejera Belén Fernández se comprometió con la obra. Olegario Arias, que además de presidente de la Plataforma creada para impulsarla carretera es un viejo zorro de extraordinaria inteligencia y, sobre todo una buena persona que sabe ser agradecido, organizó la pitanza ya citada.Nada mejor, tratándose de políticos de pocas luces y menos escrúpulos, que aplaudirlos un poco, agasajarlos, “fartucarlos” bien y llenarlos de alabanzas, para “seguir tirando del tetu”. Y el sistema no falló. Del fiestón de Sama salió el compromiso para la modificación de la rotonda de enlace con la AS-228 en Trubia, a la altura de la Riera, junto a Casa Miranda, y que hasta entonces Infraestructuras rechazaba de manera categórica, por innecesaria y por la obstrucción que suponía para el tráfico de la carretera de Trubia a Ventana. De tal manera, que de ahora en adelante, los pocos vehículos que bajen de Sama ya no tendrán que ceder el paso al intenso tráfico de la AS-228, y por el contrario, éstos deberán desviarse para bordear una nueva rotonda que los obligará a su vez, a ceder el paso a los que procedan del puente de la Riera. Por favorecer a unos pocos, van a perjudicar de manera indefinida a toda una comarca de cinco municipios distintos, más todo el tráfico de los Puertos de Ventana,la Cobertoria o Maravio. Pedir o esperar que los alcaldes de los Valles del Oso lo impidan, me temo que es demasiado. En todo caso, mi enhorabuena a los vecinos de los pueblos beneficiados.

Comentarios:
  1. César Estébanez dice:

    Ante todo mi enhorabuena a los vecinos de la zona: por fin ven culminada su vieja aspiración de contar con una carretera en condiciones.
    Pero mi comentario es para don Casimiro Alvarez. Las rotondas son un elemento activo de seguridad en cualquier cruce, con independencia del numero de vehículos que circulen por ellas. Todos tienen que ceder el paso a los que ya se encuentran dentro. Otra cosa es si queremos criticar por criticar, entonces cualquier tema nos vale.

  2. Ivan Alvarez dice:

    Estimado señor:

    No he dejado de leer ni una sola de sus palabras y sospecho que la información no le ha llegado del todo fluida.

    Le diré que la necesidad de una modificación del cruce en el punto de enlace con la AS-228 tiene su origen mucho antes de los inicios de esta obra, que tanto han reclamado los vecinos de estas localidades. Se trata de una exigencia básica de seguridad.

    ¿Sabe usted cuantos conductores de autobuses con niños tienen que jugarse el tipo todos los días en este cruce? Le recuerdo que ese cruce es la salida del Colegio Público El Villar. Por no mencionar el riesgo que supone cruzar con el coche los dos carriles sin apenas visibilidad del lado de los Valles del Trubia.
    Mas de una vez y de cinco alguno hemos estado al borde del accidente al aparecer repentinamente un vehículo sin apenas margen de maniobra.

    Desconozco cuales van a ser los perjuicios que a su juicio esto va a suponer a la comarca de los valles. Me gustaría que lo explicase con mas detalle, porque si permitir que un conductor de Las Cuestas, Perlavia o Sama, tenga preferencia para salir con seguridad un Domingo frente a caravanas de 20 o 30 coches provenientes de los Valles del Trubia es un perjuicio para usted, es que no conoce el significado de la palabra solidaridad.

  3. Antón dice:

    Añadiría un dato más a favor de la rotonda. Amén de lo ya mencionado en los comentarios anteriores, si no recuerdo mal, la AS-228 tiene una limitación de velocidad a 50 km/h en esa zona. Supongo que no cabe calificarla de “obstructiva”. La rotonda sería, sin duda alguna, un elemento disuasorio añadido para quienes circulan a velocidades excesivas (cosa lamentablemente nada infrecuente) y que no son precisamente quienes se incorporan desde la carretera de Sama.

    • Casimiro Álvarez dice:

      Brillante idea Antón. En los tramos de carretera con señales de límite de velocidad de 50 Km/h, de ahora en adelante y según tú propuesta, como elemento disuasorio añadido para quienes circulan a velocidades excesivas”, se deberían construir nuevas rotondas. ¡Es que no hay nada mejor que pensar con la cabeza!

      • Antón dice:

        Nada que objetar, Don Casimiro. Reconozco mi torpeza y mi escasa -probablemente nula- capacidad analítica.
        Mil disculpas por haber opinado inadecuada, incorrecta e imprudentemente. ¡Prometo que no volverá a repetirse tal veleidad por mi parte!
        Repito, mil disculpas.

  4. Casimiro Álvarez dice:

    Cuando comencé a leer tú comentario, especialmente aquello de “que la información no le ha llegado del todo fluida”, pensé que era posible que se me hubiera escapado algún detalle, y que seguidamente explicarías en qué estaba yo equivocado. Pero no, ni tú aclaraste nada, ni yo estoy mal informado. Los argumentos que utilizáis algunos en defensa de la rotonda, son tan pobres que en vez de convencer, dan risa. Por algo durante tantos años (no sé cuantos, pero según dices son muchos) Infraestructuras rechazó tajantemente semejante invento; exactamente hasta que con la pitanza de Sama con sus correspondientes halagos y, posiblemente con el reblandecimiento neuronal producido por los efluvios etílicos, los políticos asistentes, ebrios de magnanimidad y euforia, cambiaron de opinión.
    Los conductores de autobuses, escolares o tránsfobos, cuando bajan por la carretera de Las Cuestas están exactamente igual que en infinidad de cruces de todas las carreteras asturianas, tienen un STOP con una visibilidad de 75 m. (los he medido) hasta la curva más próxima; igual que cuando los vecinos de los Valles del Oso venimos de Perlín, Quintana o el Tanatorio a través del puente de la Riera; o los vecinos de Villamejín, Serandi o S. Martín cuando se incorporan a la AS-228 en dirección al Puerto de Ventana cruzando el puente de Zarameo, en Proaza. Se para a esperar que no vengan vehículos y sin aspavientos nos incorporamos al carril deseado, que por cierto, tiene un límite de velocidad de 50 Km/h. ¿Qué en alguna ocasión algún chiflado a toda velocidad, puso en peligro a otro vehículo que cruzaba debidamente?. Naturalmente, pero ese problema necesita otro tipo de soluciones, que no perjudique al resto de la sociedad.
    Lo que tú defiendes y nos reclamas a los demás no es solidaridad, más bien un privilegio de unos pocos sobre el resto de la comarca que tienen mucho más derecho. Lo explicas tú mismo suficientemente “Domingo con caravanas de 20 o 30 coches provenientes de los Valles del Trubia es un perjuicio”. El tráfico de la AS-228 es infinitamente superior al de la carretera de Sama, especialmente durante la temporada turística, pero tenemos que entorpecerles la circulación con una rotonda (absurda) para cederles el paso los escasos vehículos de la AS-313.
    Tienes equivocado el concepto, a lo que tú llamas solidaridad sería más apropiado denominarlo Ley del Embudo (lo ancho para ti y lo estrecho para los demás); o también, desvestir un santo para vestir otro (quitar un derecho a quién más lo necesita, para satisfacer el capricho del iluminado de turno.
    Nada nuevo al fin y al cabo. En lo más importante y difícil, que era conseguir una enorme inversión para construir una estupenda carretera, quién tuvo que poner la carne en el asador durante 14 años, fue Olegario, pero en éstas batallitas de pacotilla la voz cantante la llevan los “Robin Hodd” de turno.

  5. Iván Álvarez dice:

    Dado que me ha tuteado, y aunque no tengo el placer de conocerle permitame que le dispense el mismo trato a partir de ahora.

    Puesto que mis argumentaciones basadas en aspectos básicos de seguridad vial te dan risa, te diré que a mí no me hace ninguna gracia ver que el autobús en el que regresa mi hija del colegio, se exponga diariamente a cruzar dos carriles de la calzada para incorporarse en dirección a Trubia. Igualmente te diré que tampoco me hace ninguna gracia encontrarme yo mismo con la esa situación cada vez que preciso de hacer idéntica maniobra. Y créeme que tampoco le debe hacer mucha gracia a los vecinos de El Villar, Las Cuestas, Perlavia, Camales o Sama de Grado e incluso a los conductores provenientes de los Valles del Trubia. Es evidente que a ti los aspectos de seguridad te dan risa, créeme que a mí, la existencia de riesgo hacia la integridad física de las personas no me provocan ninguna risa.

    Dicho esto, no rebatiré ningún aspecto político contigo. Es un tema sobre que el que pareces entender bastante más que yo y sobre el que normalmente evito pronunciarme. No obstante, si aceptas un consejo mío, te recomendaría mesura en las insinuaciones, pues calificar a las personas de la forma que tú lo haces, resulta cuando menos desagradable a la lectura y mucho menos elegante para un columnista.

    Aprovechando que has medido la distancia hasta la curva (70m), y haciendo uso de lo aprendido en la ESO, me he permitido hacerte unos cálculos básicos: ¿Sabes cuánto tarda un coche en recorrer esos 70m viniendo a 50Km/h? 5,04 segundos. Y ¿sabes cuánto tarda el mismo vehículo en recorrer esos 70m viniendo a 60Km/h? 4,2 segundos. Y ¿sabes cuánto tarda el mismo vehículo en recorrer esos 70m viniendo a 70Km/h? 3,6 segundos. Sabes tan bien como yo que esas velocidades no son para nada disparatadas en ese tramo de carretera.

    Estos son los tiempos de los que dispone un conductor para soltar el freno, acelerar y cruzar los dos carriles de la calzada, todo ello habiendo comprobado también el trafico proveniente del lateral izquierdo de la calzada.

    Afirmas que esta solución perjudica al resto de la sociedad pero no has argumentado absolutamente para nada en que consiste ese perjuicio. ¿Acaso te perjudican las dos rotondas ya existentes en el pueblo de Trubia antes de la incorporación a la autovía?

    Afirmas igualmente que se busca el privilegio de unos pocos sobre el resto de la comarca que, valgame las expresiones que utilizas: “tienen mucho más derecho”; “es quitar un derecho a quien más lo necesita para satisfacer el capricho del iluminado de turno”…

    Personalmente y con total asombro, desconocía que los vecinos de Trubia tuviésemos la obligación por ley de ceder y no entorpecer el paso a los que suben y bajan de los Valles del Trubia.

    Para finalizar, y aprovechando que citas al personaje Robin de Locksley, sabrás que éste luchaba contra los que usaban legítimamente el poder para acaparar la riqueza de los pobres. Pues permiteme que te diga que estos tiempos que corren,nos vendrían mejor más Robin de los bosques y menos Quijotes.
    Un cordial saludo.

    • Casimiro Álvarez dice:

      Ivan, no es que te permita el tuteo, es que te lo agradezco. Debatir en facebook sobre lo que sea tratándonos de usted, me resulta hasta un poco hostil, como queriendo establecer cierta distancia impropia del medio en que lo hacemos.
      Pero además, pretender aparentar prudencia y educación con el trato de usted, mientras intentas manipular mis palabras para dar a entender cosas que no dije, resulta bastante chirriante.
      Lo de encontrar graciosos, por no decir ridículos, pues tampoco pretendo ofender, vuestros argumentos en favor de la rotonda, lo reafirmo rotundamente. Sin embargo, eso de que me producen risa “los aspectos básicos de seguridad vial” o cualquier otro aspecto que se refiera a tú hija, lo utilizas de manera torticera para desvirtuar mi comentario insinuando falta de sensibilidad. Por ese camino vas muy mal.
      Dices también que no vas a rebatir ningún aspecto político conmigo, como si yo lo pretendiera o tan siquiera lo mencionara de pasada en mi anterior comentario. No es así, pero a diferencia de ti, que procuras evitar pronunciarte sobre cuestiones políticas, yo soy lo suficientemente imprudente para expresarme abiertamente; siento el más profundo desprecio por toda la clase política sin excepción, entendiendo por tal, a los políticos profesionales, es decir a todos aquellos que perciben un sueldo o están liberados.
      Como ya dije, soy un poco temerario, enemigo del protocolo y los formalismos, me gusta hablar claro aunque ello me aporte algunas enemistades. Pero llevo muy mal la pretenciosidad de aquellos que se atreven a ofrecer consejos gratuitos, cuando nadie se los pide. No sirven de nada, más que para aparentar cierta superioridad cuando se carece de ella. Recuerda el refrán de “Consejos vendo y para mí no tengo” que se refiere a los entrometidos y sabiondos que siempre parecen capaces de saber lo que deben hacer los demás. De manera que ya sabes lo que pienso sobre el tuyo, referido a la mesura o la manera de expresarme.
      Pareces no entender las razones que expongo para rechazar lo rotonda, pero eso es tú problema.
      Yo expongo mis opiniones con la mayor claridad que puedo, y que muchos entendieron y hasta comparten; pero si alguien no es capaz de comprenderlo, con el máximo respeto le digo que nada estoy dispuesto a hacer para remediarlo. Ni siquiera a seguir debatiendo sobre el asunto. Ningún inconveniente a debatir sobre lo que digo o pienso, siempre y cuando el oponente tenga una mínima capacidad de comprensión; sin ese precepto la discusión carece de sentido.
      Yo también te saludo.

  6. Ivan Alvarez dice:

    Dado que pareces ofendido, voy dando por finalizado el debate no sin antes decirte que, visto lo visto, me temía el desprecio calificativo hacia mi o mis capacidades de comprensión o conocimiento como bien has dejado claro.
    Suele ser la herramienta más a mano cuando hay poco o nada que argumentar.

    Yo aporto datos, y tu insultos.

    A partir de aquí vista usted su santo, que los vecinos de Trubia vestiremos el nuestro.

  7. Casimiro Álvarez dice:

    Ni me ofendo ni te desprecio y mucho menos te insulto, respondo como se merecen tus burdos intentos de manipulación y consejos gratuitos.
    Y sobre las razones que me llevan a rechazar la rotonda, puesto que las considero suficientemente explicadas y tú no pareces comprenderlas, nada más puedo añadir.
    Veo que vuelves al usted, de manera que aparentas ser muy variable; un poco de Ud. otro poco de tú y al rato otra vez de Ud.; en todo caso y por lo que a mí respecta, puedes hacer lo que te apetezca.
    Igual que en mi anterior comentario, también me despido saludándote.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa