Publicado el: 22 Jul 2017

El Ayuntamiento respalda la lucha en favor del colegio de Belmonte

La alcaldesa, Rosa Rodríguez, del PSOE, convoca pleno extraordinario para tratar sobre la decisión de la Consejería de Educación y mantiene reuniones con sus responsables

Un cartel contra el recorte de la plaza a la entrada del pueblo

Redacción / Grado

Aunque el Gobierno regional es del PSOE, el mismo partido que el de la alcaldesa de Belmonte Rosa Rodríguez, ésta tiene claro que hay que apoyar los intereses locales. Así, Rodríguez ha convocado un pleno extraordinario para el próximo día 25 con el fin de respaldar las reivindicaciones del AMPA del centro educativo. Además recuerda que ayer mantuvo una reunión con el consejero de Educación Jenaro Alonso. En dicha reunión han participado, además de la alcaldesa, los responsables de la AMPA que expusieron sus reivindicaciones, y el consejero se comprometió a estudiarlas, tanto lo de la plaza de profesor como lo de la posibilidad de impartir los dos primeros cursos de ESO. Quedan ahora a la espera de otra reunión a la que les convocarán en breve, según les dijeron. Este encuentro se suma al celebrado recientemente entre el director general de Personal Docente y Planificación Educativa, Roberto Suárez Malagón, y la directora del citado Colegio.

«Nuestro objetivo es llegar a un acuerdo que garantice la calidad y atención del alumnado de Belmonte», señala la alcaldesa, que no muestra ninguna duda sobre la necesidad de que se mantenga la plaza que se pretende suprimir.

Por otro la diputada, Elsa Pérez, criticó ayer los «ataques infundados que está dedicando el Partido Popular a la escuela pública asturiana, en general, y a la escuela rural, en particular». Para la portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Socialista, “afirmaciones maximalistas como las que emiten los representantes del PP evidencian un intolerable desconocimiento del sistema educativo, ya que Asturias sigue siendo la comunidad autónoma con la ratio más baja en la escuela rural. Ninguna administración autonómica, a excepción de la asturiana, mantiene abierta una escuela rural con cuatro alumnos».

La diputada ha criticado el “afán de lucimiento” del portavoz del PP que “en vez de preocuparse por conocer cuál es la situación real del Colegio de Público de Belmonte de Miranda, opta por acaparar protagonismo». Para Elsa Pérez “resulta una audacia que el PP hable de recortes cuando el Ministerio de Educación sigue despreciando a la escuela pública, a la que destierra de sus medidas de recuperación económica».

 

Las familias de Belmonte de Miranda iniciaron estos días las movilizaciones contra los recortes en la escuela pública, ante lo que consideran la gota que colma el vaso, la decisión de la Consejería de Educación de suprimir una plaza de profesor de Primaria. Las familias se manifestaron esta semana pasada, y los vecinos se han solidarizado con sus peticiones, colgando trapos verdes en sus ventanas. Los padres aseguran que “no pasan ni una más”, y que tienen muchas razones para estar indignados con la Consejería de Educación del Principado de Asturias. “Primero se suprimió del colegio 1º y 2º de la ESO, lo que obligó a los alumnos a hacer largos desplazamientos al instituto de Grado a más de 30 kilómetros, teniendo que viajar una media de 80 kilómetros diarios. Toda una odisea para los jóvenes belmontinos de 11 y 12 años que tienen que levantarse entre las 6 y las 6,30 de la mañana para luego permanecer en una larga jornada hasta las 15:30 horas de la tarde que llegan a sus domicilios. Llegan cansados y sin comer, con solo un desayuno o el pincho del recreo”, lamentan los padres.

Ahora denuncian que la Consejería de Educación suprime una profesora de Primaria. Tras presentar sus quejas, porque entienden que con un profesor menos la calidad educativa no es la adecuada para sus hijos, aseguran que la Consejería de Educación les contestó tajantemente que se quedan sin una plaza de Primaria.

Los padres se sienten discriminados por vivir en una zona rural y quieren que la situación cambie. Por eso empezaran una campaña de protesta  donde colgaran un distintivo de color verde en las ventanas de sus domicilios, negocios, coches, camiones, tractores, etc… La siguiente medida será presentar escritos por todos los vecinos, asociaciones, etc… a la Consejería de Educación en protesta por dicha decisión y por último si a comienzo de curso no reciben una notificación satisfactoria se realizara una huelga indefinida donde los alumnos no asistirán a clase hasta que se dé una solución al problema planteado.

Los vecinos del concejo de Belmonte de Miranda no entienden que si se quiere “fijar población” una frase muy en boca de políticos y expertos cuando hablan de evitar la desaparición de la zona rural, empiecen suprimiendo la educación, los vecinos entienden que hay que empezar porque las familias tengan donde escolarizar a sus hijos, también en la educación secundaria.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa