Publicado el: 27 Jul 2017

Probado con éxito un sistema de control genético de los osos

La Fundación Oso Pardo desarrolla en colaboración con las universidades de Oviedo y Oporto una herramienta para identificar ejemplares a través de heces y rastros de pelo

Recogida de muestras para el nuevo sistema de seguimiento/ Foto Fundación Oso Pardo

Redacción/Grado

La Fundación Oso Pardo, en colaboración con las universidades de Oviedo y Oporto, ha probado con éxito un nuevo sistema de seguimiento de la población de osos pardos cantábricos, a través del análisis genético de heces y pelo. Los expertos han puesto en marcha el sistema analizando muestras de tejido pertenecientes a 15 ejemplares, facilitadas por las administraciones de Asturias, Castilla y León y Cantabria, y 47 muestras de excrementos y pelo recogidos sobre el terreno por los equipos de la Fundación, que tiene sede en Somiedo.

La metodología genética que se ha probado ahora en la Cordillera Cantábrica está basada en la detección de individuos por medio de Polimorfismos de Nucleótido Simples (a partir de ahora SNPs). Se trata de una nueva herramienta más económica y precisa. El uso de los SNPs facilita la identificación individual de los ejemplares en poblaciones con baja variabilidad genética como la cantábrica y además abarata el coste de los análisis. Por tanto es una herramienta que va a optimizar los esfuerzos invertidos en el seguimiento de la especie, señala la Fundación Oso Pardo, que destaca que la puesta en marcha de este sistema permitirá un control más preciso de la evolución de la población de la especie, en un momento de recuperación de ejemplares, que hace necesario disponer de métodos más precisos.

La evaluación se ha llevado a cabo en colaboración con la Universidad de Oviedo y el Centro de Investigación en Biodiversidad y Recursos Genéticos (CIBIO) de la Universidad de Oporto.

Según los últimos censos publicados, en 2015 había 34 osas y 40 crías en la Cordillera Cantábrica, frente a las seis osas con crías detectadas en 1989.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa