Publicado el: 29 Jul 2017

El Principado niega que encubriera los niveles de benceno de Trubia

La consejería destaca que está a punto de aprobar el plan de mejora de la calidad del aire, con 26 medidas y cinco millones de inversión

Estación medidora de la calidad del aire de Trubia

Redacción/Grado

El Principado niega que encubriera en ningún momento los niveles de contaminación por benceno en Trubia, las la denuncia presentada por la Coordinaroda Ecoloxista d’Asturies que está siendo investigada por la Fiscalía de Medio Ambiente. La Consejería de Medio Ambiente anuncia que ya ha trasladado a la Fiscalía toda la documentación solicitada para la investigación y destaca que está a punto de ser aprobado el plan de mejora de la calidad del aire, con 26 medidas concretas para reducir las emisiones, y unas inversiones previstas de cinco millones de euros.

El proyecto fue sometido a información pública el 23 de mayo y, una vez valoradas las alegaciones presentadas, será aprobado por el Consejo de Gobierno en los próximos días, señala la consejería.

Las actuaciones, que implican tanto a la Administración autonómica como a las compañías privadas, permitirán, en una segunda fase, a partir de diciembre de 2018, que las emisiones de este contaminante caigan hasta un 90% respecto a 2016.

«No obstante, buena parte de las acciones impuestas a las empresas ya se encuentran en desarrollo. En este sentido, el pasado día 21 se resolvieron las modificaciones de las autorizaciones ambientales integradas de Industrial Química del Nalón e Industrias Doy, en las que se incorporan las medidas que les afectan», señala el Principado a través de un comunicado.

«Por tanto, la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha actuado sin esperar a la constatación de un incumplimiento normativo y ha puesto en marcha las iniciativas necesarias para reducir los niveles de benceno en el menor tiempo posible», asegura el Gobierno regional.

Según destaca, l»a red oficial de control de calidad del aire contaba con una estación ubicada en el Colegio Público El Villar que, a petición del Ayuntamiento de Oviedo, fue trasladada en julio de 2016 a las piscinas municipales, en el centro de la localidad trubieca, donde ahora funciona un equipo analizador de benceno, tolueno y xileno. Además, como paso previo a esa reubicación, se dotó a la estación inicial de un equipo de medición de benceno que registró valores desde el 18 de enero hasta el 30 de junio del pasado año, con una media de 3,5 µg/m3 (microgramos por metro cúbico de aire), por debajo del valor límite anual, establecido en 5 µg/m3. Posteriormente, ya en el nuevo emplazamiento, desde el 1 de julio hasta el 31 de diciembre de 2016 se constató una concentración media de 7,2 µg/m3. Pese a que esta cifra no suponía un incumplimiento de la normativa, al tratarse de un período inferior al año civil, el Principado comenzó ya en enero de 2017 a trabajar en un plan de acción para reducir los niveles de este contaminante. Actualmente, la concentración media se sitúa en 6,2 µg/m3 y desde abril se han registrado niveles bajos, por lo que si continúa esta tendencia el año podría finalizar con un nivel que encaja en los límites legales», destaca la consejería,

La consejería considera que las críticas de la Coordinadora son «infundadas» y que no hubo «encubrimiento e inacción» en la actuación regional, que publica todos los datos en su web. También niega que la contaminación por benceno de Trubia llegue a las estaciones de Oviedo, asegurando que no existen «correlación alguna» entre los valores registrados en Triba y los que se recogen en el Palacio de los Deportes, «cinco veces menores a los límites normativos». «Los estudios ponen de manifiesto que los valores superiores a 5 μg/m3 se concentran en el entorno de la localidad trubieca, principalmente en las inmediaciones de Química del Nalón y, en menor medida, en el entorno de Industrias Doy», insisten, y destacan que «hay evidencias de que los índices de benceno que se reflejan en la estación del Palacio de los Deportes tienen su origen en el tráfico, mientras que los de Trubia son de origen industrial».

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa