Publicado el: 03 Ago 2017

La Fundación Oso Pardo niega que los osos amenacen la ganadería

La entidad acusa a COAG de “alarmismo” y le pide que se sume “al esfuerzo” para lograr la mejora de la ganadería y la conservación de la especie cantábrica

Osa cantábrica adulta / Foto de la Fundación Oso Pardo

Redacción/Grado

La Fundación Oso Pardo, radicada en Santander y con una sede en Somiedo, salió ayer al paso de las declaraciones de COAG-Asturias, que denunció que la presencia de plantígrados estaba afectando gravemente a la actividad ganadera. “Desde la Fundación Oso Pardo queremos manifestar nuestra sorpresa y desacuerdo con las declaraciones realizadas por la secretaria general del sindicato ganadero COAG-Asturias hablando de que los ataques de osos al ganado aumentan y se extienden por todo el territorio mientras los ganaderos asisten “desesperados e impotentes”. De ninguna manera hay una situación insostenible y no es cierto que los ataques de osos al ganado se estén extendiendo por todo el territorio. No hay ningún nuevo problema o conflicto con los osos que justifique el alarmismo. Tampoco puede generalizarse ni exagerarse un hecho anecdótico, como la posibilidad de que un oso haya comido pienso colocado para el ganado y los perros en el Monte de Llamera (Cangas del Narcea). Aunque fuera cierto, no deja de ser un hecho puntual que no debe convertirse en motivo de alarma”, asegura la entidad conservacionista. ” El sindicato COAG-Asturias, que conoce bien la situación del campo asturiano y los verdaderos problemas de la ganadería de montaña, no debería contribuir al alarmismo injustificado. Es verdad que la población de osos está creciendo en los últimos años de forma moderada y que eso genera nuevos retos para continuar con la buena convivencia entre osos y actividades humanas, que son perfectamente abordables, mediante información y diálogo, como ya se viene haciendo. Pedimos a los dirigentes de COAG-Asturias que se sumen a ese esfuerzo, como han hecho en ocasiones anteriores, para lograr la mejora de la actividad ganadera y su compatibilización con la conservación del oso pardo”, concluyen.

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa