Publicado el: 03 Ago 2017

“No somos perfectos, pero somos de Santullano”

Los vecinos de la localidad de Las Regueras se vuelcan con la comisión, que ya tiene todo listo para sus fiestas, que arrancan mañana y se prolongan hasta el lunes

Ruta a caballo y concurso de cintas, exhibición de perros pastor y hasta un seminario de pastoreo, en un programa en el que no faltarán las verbenas y la subasta del ramu

Un participante en la carrera de cintas a caballo, en una edición anterior

Esther Martínez/ Las Regueras

Ayer mismo, un chaval de once años, Víctor Martínez Areces, le preguntaba a Manolín de la Rasa que con treinta años  es  uno de los más veteranos miembros de la Comisión de Fiestas de Santullano, qué había que hacer para “ser de la comisión”, que él aportaba la gaita para la misa y la sesión vermut y le gustaría ayudar en lo que su edad le permitiera. La respuesta no se hizo esperar: “Chaval ya eres de la Comisión. Ya pido una camiseta de tu talla”. El lema que reza en la espalda de la camiseta que este fin de semana 4,5,6 y 7 de agosto es, “No somos perfectos, pero somos de Santullano”.

Quiere decir que el pertenecer a este lugar, implica no temer a las dificultades; en su más de sesenta años de existencia de estas fiestas, han luchando  contra tempestades de todo tipo por mantenerlas vivas y  no se arredran ante nada, según Gustavo Fernández, su presidente.

Sin miedo a pesar de las  numerosas trabas de algunas administraciones, donde las comisiones deben mirar con lupa y medir hasta  los lugares de colocación de los carteles para no ser sancionados, de  los impuestos, los seguros y toda la burocracia que conlleva; se sienten muy satisfechos  del apoyo que reciben siempre  del Ayuntamiento de Las Regueras, que colabora en la limpieza del recinto, instalación de agua, donación de trofeos para los concursos y la seguridad de sentirse respaldados.

“Lo único que pretendemos es que haya actividades para todas las edades y gustos  y  que las familias se reúnan, aunque nuestro presupuesto ya ronda los 35.000 euros sigue siendo una fiestina” afirma su presidente;  “Estamos aquí por la satisfacción de continuar una tradición de tanto tiempo; nos sentimos responsables de mantener la fiesta que más años lleva celebrándose en Las Regueras. ¿Cómo le vamos a fallar a la gente?”.

Una imagen de las antiguas fiestas/ Foto cedida por La Piedriquina

Del carácter familiar de los festejos saben hasta los feriantes; Antonio Augusto el patriarca de una familia dedicada a esta labor, da buena fe de ello; llevaban viniendo a Santullano varios años y su mujer se puso de parto en el mismo prau de la romería, de esto hace 38 años. Tenían un puesto de chucherías y desde entonces su empresa ha pasado altibajos, pero ni un año han fallado a esta cita de agosto e incluso se han diversificado;  colchonetas, tiro, chucherías, etc.

Este año la Comisión de Fiestas de Santullano fue invitada por la televisión autonómica a presentar su programa de fiestas,  y en tres días habían conseguido reunir dos caballos con su camión de transporte, tres perros border collie  que participaran en el seminario de pastoreo, en su correspondiente remolque, el joven gaitero, la más joven amazona de la ruta ecuestre y quince personas de todas las edades que representaban el sentir del pueblo de Santullano.

Brisca y parchís el viernes, el sábado por la mañana, seminario de pastoreo impartido por Antonio Casona y Ander Gardeazabal; ruta a caballo y carrera de cintas por la tarde. El domingo  por la mañana, misa cantada por el Coro de Las Regueras, sesión vermut,  subasta del ramu  y juegos infantiles, en el prau de La Rasa;  exhibición  de perros pastor  a cargo de  Antonio Casona  y Ander Gardeazabal por la tarde y el lunes reparto de bollo y vino. Todo ello con las consiguientes verbenas; el sábado amenizadas por K-libre y La Fórmula, el domingo por Clave de Re y el lunes por Ideas y Jerusalén.

No hay duda, la capital del concejo tiene en el carácter de sus vecinos la garantía de continuidad; un ejemplo de participación ciudadana, solidaridad y “todos a una”. Desde aquellas  viejas fotos rescatadas por La Piedriquina, donde lo tradicional era el alcalde abriendo la procesión con un farol en la mano, hasta la voluntad de Victor el gaitero o Almudena, la pequeña amazona, ha pasado más  medio siglo. Continuará…

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa