Publicado el: 09 Ago 2017

[Carta al director] La unidad de los pueblos

Sobre la polémica en torno a las fiestas de Santullano

Me llamo Isa y soy natural de Moreda; aunque hoy no vengo a hablaros de mi pueblo. Vengo hablaros de otro pueblo de Asturias. Un pueblo que por coincidencias de la vida siento un poco mío también.

Cada primer fin de semana de agosto desde hará que yo sepa unos 20 años  se junta una pequeña comisión y en un prau, que deja un vecino se montan estas fiestas. Un prau guapo, llano, con sitio y sobre todo céntrico. Que hasta para estas cosas se necesita marketing. Se juntan y nos organizan a los del pueblo y a los que no lo somos unas fiestas “muy guapes”, como dirían por aquí. Fiestas donde se aúna todo lo que una buena fiesta de pueblo debe tener: caballos, perros, orquestas y buena comida. En resumen, para los que no somos de allí nos hacen sentirnos como en casa, haciendo esa “pequeña comisión” que disfrutemos de la fiesta tanto como ellos o más si cabe por sentirnos de allí también.
Hará unos 9 años llegaron al pueblo nuevos vecinos. A la casa justo enfrente del “prau de la fiesta”, sí, el que os comentaba antes, el prau donde hace 20 años se hace esta fiestina. Estos vecinos que desde el momento uno quieren acabar con la fiesta. Si señores, como bien leen: acabar con la fiesta. Comienzan sus quejas…
“Hay ruido, ¡molesta la música!”. Es una fiesta y como en toda buena fiesta de prau hay orquesta.
“Los críos tiran petardos”. Señores, ¿qué van hacer los niños? ¿Tirar flores?
Y así continuó la cosa… Hasta que  este año se armó la marimorena. Llevaron el tema a los tribunales y la fiesta debe acabar primero por ruidos. ¿A las 3 de la mañana apagar las orquestas?
A ver, señores vecinos, si se os puede llamar a así, me parece indignante.  Estamos ante las fiestas del pueblo, fiestas que tradicionalmente aúnan a todos los vecinos a vivir unos días de fiesta, unos días que compartes con todo el mundo risas, juegos, actividades y alguna que otra botelluca de sidra entre baile y baile. ¿Y ustedes quieren acabar con ello? Con una fiesta con más de 20 años de tradición en el mismo sitio, una fiesta que consigue juntar a gente de todo Asturias pues yo señores vecinos no soy de allí y allí estoy los 4 días. Mis amigas que tampoco son de allí lo mismo. ¿En serio tanto les molesta unos días de música?
Por no hablar del trabajo de la comisión. Una comisión que va desde los mayores a los más jóvenes. Que año tras año va juntando nueva gente y los más adultos dejando el legado a las nuevas generaciones. Esta gente no gana nada, trabajan para que todos los demás pasemos un rato agradable. Se pasan 4 días trabajando a destajo, más toda la preparación que necesita una fiesta así, para que por solo un “vecino”, no puedan hacer su fiesta.
Señores, no fue justo lo que pasó. No pueden atacaros, es cierto… pero… ¿denunciar la fiesta? Todos los años la guardia civil escuchando vuestras quejas ¿es justo? Para mí no lo es. Y desde aquí, desde mis palabras escritas a través de este teclado quiero dar todo el apoyo a los chicos de la comisión de fiestas. Por favor no dejéis de hacer las fiestas, no cambiéis de sitio, no desistáis en vuestro empeño de hacer algo tan bonito. Algo tan bonito como ayer, que pese al mal tiempo llenamos la carpa para cenar. Algo tan bonito como el sábado que juntáis caballos de todo Asturias. Algo tan bonito como los perros, juntando tradición y buen hacer ganadero.
Seguir con vuestra fiesta, seguir como hasta ahora haciéndonos disfrutar a todos los demás. Este señor tuvo su minuto de gloria pero no podrá callar a los que apoyamos esta fiesta y habrá maneras, yo lo sé, de que siga y cada primer fin de semana de agosto podamos compartir con vosotros estos días.
¡Ánimo a esa comisión!
Isabel Antuña

 

Comentarios:
  1. Joaquin Alvarez dice:

    Hace un año que vivo en las Regueras, este año no pude ir, pero el proximo año no falto.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa