Publicado el: 12 Ago 2017

La sequía obliga a comprar la hierba en Castilla y León

El cambio climático toca de lleno al sector, que tiene que pagar altos precios por las pacas de hierba

Haciendo la hierba en Quirós

F. R. G. / Grado

Los efectos del cambio climático se dejan sentir en el campo asturiano. La recogida de la hierba, actividad tradicional, va a menos. Hay poca por la sequía y la que queda se recoge mal por la humedad. La situación está obligando a comprar a Castilla y León paja, aunque los ganaderos se quejan de los elevados precios, también a consecuencia de la sequía en el resto de las comunidades autónomas.
Para el sindicato COAG ha influido mucho y de manera negativa, la escasez de lluvias en invierno, lo que “ha hecho que la producción se haya visto mermada considerablemente. Por otra parte el mal tiempo que estamos padeciendo no permite recogerla en buenas condiciones ya que si se moja baja la calidad y retrasa la cosecha con lo que no está pudiendo ser recogida en condiciones óptimas pues la hierba, como cualquier otro alimento también se pasa”.
El sindicato asegura que este año la cosecha es escasa y los ganaderos ya se están aprovisionando de materias primas de otras regiones, como Castilla-León, “el problema es que los precios en origen están desorbitados porque, en general, ha llovido poco también en esas zonas”.
Desde Asturias Ganadera achacan la coyuntura al cambio climático. “El cambio climático ha traído calores inusuales y muy pocas lluvias y hace que la temporada de recogida empiece antes y con menos hierba. Antiguamente se solía empezar pasado San Pedro y ahora, a primeros de junio, ya hay ganaderos recogiendo”, explican.
Añaden que cada vez hay menos ganaderos dispuestos a hacer la hierba. “El número ha bajado brutalmente. En los 60, 70 y primeros 80, prácticamente todos los vecinos de Teverga, naturales del concejo, tenían vacas y hierba. Ganaderos como actividad única (no se había inventado lo de ATP o “ganadero a título principal”) había relativamente pocos, la mayoría mantenían la actividad ganadera, tradicional en su familia, y la compatibilizaban con otros trabajos, muy principalmente la mina. En esa época en Teverga había alrededor de 7.000 vacas, ningún prado, grande o pequeño, llano o pendiente, cerca o lejos, quedaba abandonado o sin segar. Actualmente quedan unas 2.000 vacas y bajando, no se siega ni el 20% de la pradería tradicional. De hecho, un porcentaje importante, que estimo en el 50%, está abandonado”.
Otra de las razones del “abandono” de la hierba es que ésta alimenta menos que el silo “y por tanto el ganadero está optando por lo segundo, y por otra parte la hierba seca cunde mucho menos. Como ejemplo podemos decir que de un rollo de hierba seca se consiguen dos de silo, es decir recogiéndola verde. Al secar se pierde calidad y cantidad. También añadiríamos que depende un poco del sistema productivo. Los ganaderos de leche recogen muy poca hierba y la práctica totalidad hacen silo. En cambio los de carne (que también hacen silo) suelen dejar más cantidad para secar”, explican.
La mecanización es lógica teniendo en cuenta que cada vez hay menos ganaderos, aunque en terrenos con cuesta es más difícil. “No se siega nada a guadaña, se hace con segadora o tractor. Luego, si se quiere hierba seca, se voltea con revolvedora de tractor, con la misma se “amaralla” y luego se empaca”, explican desde Asturias Ganadera.
Para USAGA el tiempo inestable de este verano está dificultando el curar la hierba. Además, el número de ganaderos a nivel total “desciende mes a mes en Asturias, y por ende el de los que curan hierba son menos también cada vez”. Explican desde este sindicato agrario que el curado de la hierba tradicional que se hacía antaño ahora cada vez se hace menos “y el que se hace es mecanizado porque la mayoría de las ganaderías lo que hace es ensilado en verde”.
También como el resto de las organizaciones agrarias consultadas USAGA destaca que los ganaderos tienen que comprar mas forraje de seco para algunas épocas del año, al no haber suficiente.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa