Publicado el: 14 Ago 2017

La trastienda de la Virgen

La celebración de la festividad del 15 de agosto sería imposible sin los voluntarios que engalanan los santuarios, como los que ayer prepararon la ermita de Alba, en honor a la patrona de Quirós

En la comarca, destacan en Teverga la romería a Cébrano y en Salas la de la Virgen del Viso, ambas patronas del concejo

La Virgen de Alba, engalanada para la fiesta/Foto de Beatriz Álvarez

Beatriz Álvarez/Quirós

Luce desde ayer la Virgen de Alba con su vestido de fiesta y su manto azul. Todos aquellos que hoy y mañana (así como los días siguientes a la fiesta) quieran visitarla encontrarán todo listo para ellos. Cientos de romeros cada uno con su intención, agradecimiento o simplemente con el ánimo de pasar una jornada festiva, en familia cumpliendo una tradición acudirán mañana a la ermita de Alba, pero también a los miles de santuarios que con su correspondiente fiesta profana se encuentran en todo el territorio español, no en vano el 15 de agosto es fiesta nacional.

Para que todo esté en orden un grupo de personas, cada vez más pequeño, sube a organizar la trastienda de Alba. No se trata únicamente de vestir a la Virgen sino de intentar que la capilla esté lo más limpia posible para acoger a los visitantes. Cosa que este año se complica por la presencia de un pájaro que habitó el interior regalándonos su porquería a diestro y siniestro. Desde que en 1997 se construyera la pista algunas cosas han cambiado extraordinariamente. En concreto ésta que nos ocupa. Si antes las mujeres de Bárzana, encabezadas por la incombustible Tere Plaza, hoy retirada por edad de estas labores y acompañada por Eva Luengo y Manolita la de La Fábrica, por mencionar algunos nombres, subían con todo lo necesario aparejado en un burro y acompañadas por el mayordomo a pie desde Salcedo, hoy el coche llega prácticamente a la puerta de la capilla, lo que permite llevar todo lo que necesitas, incluso más, y bajar la basura.

También es cierto que al haberse institucionalizado desde hace unos años la celebración de una misa en Alba el 1 de mayo la capilla esta ventilada y más o menos puesta al día. Vestir a la Virgen, limpiar suelos y bancos, vestir los altares -casi todos los años se estrenan sabanillas que hace alguna vecina-, colocar la imagen de la Santa para que pueda verse desde el ventanuco que hay en la parte de atrás de la capilla, pero también retirar cucho del exterior, pues las vacas suben hasta allí a moscar… todo esto realizado, sin relevo generacional, por Laude de Salcedo y por el mayordomo Laurentino que consiguen que todo reluzca para que el 15 de agosto la Virgen reciba a los romeros. Ayer mientras este trabajo se realizaba llegó una rapaza a la ermita. Contó que venía caminando desde Salcedo y que en toda su vida solo había faltado una vez, el año pasado que entró en quirófano para colocarse una prótesis cervical, al estar excepcionalmente abierta la capilla pudo entrar y al marchar dijo algo así como “que nunca había tenido tan cerca a la Virgen.”

Aunque el tiempo parece que no va a acompañar, seguro que la fiesta será igualmente y un año más un éxito, como en otros dos santuarios que cada 15 de agosto reciben a miles de romeros, el de la Virgen de Cébrano, en Teverga, y el de la Virgen del Viso, en Salas. En Teverga, la romería a la ermita se enmarca en las fiestas de Carrea, que arrancan hoy con una verbena. La ermita ofrecerá misas desde las 10 de la mañana, aunque la celebración solemne será a las 12 del mediodía.  En Salas, la Virgen del Viso fue sacada de su santuario en procesión para la novena, y mañana volverá a su ermita, para la celebración de la fiesta. Ricabo, en Quirós, celebra a la Virgen de Trobaniello.

Laurentino el Mayordomo, de Salcedo/Foto de Beatriz Álvarez

La ermita de Alba/ Foto de Beatriz Álvarez

Una voluntaria limpiando la ermita/ B. A.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa