Publicado el: 29 Ago 2017

Arranca la temporada de caza, sin límite de jabalíes en los cotos

En las reservas regionales de Somiedo, Teverga, Proaza, Quirós, Yernes y Tameza y Belmonte, el máximo se fija en cinco ejemplares por cacería, salvo en Pigüeña, donde se autorizan ocho, y se amplía un día más, los miércoles

En los cotos de Las Regueras, Salas, Belmonte, Santo Adriano, Candamo  y Grado por primera vez no hay cupos, salvo que lo decidan las propias sociedades

Una hembra de jabalí, seguida por tres rayones

Redacción/Grado

El próximo sábado, 1 de septiembre, arranca la temporada de caza mayor en Asturias, que se prolongará hasta el cuarto domingo de febrero, con importantes novedades que han sido cuestionadas por los conservacionistas. Por primera vez en los 60 cotos regionales de caza se elimina el número máximo de jabalíes por batida, suprimiendo los cupos, tal como pedían cazadores y agricultores para controlar la población de suidos. “Batidas de jabalí: no se establece un cupo máximo de jabalíes adultos a abatir, pero las sociedades adjudicatarias o el titular del coto privado podrán hacerlo en los Planes de aprovechamiento correspondientes”, dice textualmente la resolución de la Consejería.

En la comarca, esta supresión del límite de cupos afecta a cotos de Las Regueras, Salas, Belmonte, Quirós, Santo Adriano, Candamo y Grado. La Consejería de Desarrollo Rural permite además añadir un día al permiso de caza, tanto en las reservas como en los cotos, cuando no sea posible completar la cacería dentro de las fechas establecidas por una situación excepcional como la nieve o niebla y siempre que se acredite que no hubo oportunidad de realizar ningún lance.

En las reservas regionales de caza, que afectan a territorios de especial protección, como parques naturales y reservas de la biosfera, y que en la comarca existen en Somiedo, Teverga, Quirós, Proaza, Yernes y Tameza y Belmonte, el cupo será de cinco jabalíes, aunque en el área de Pigüeña, según el Plan de Caza aprobado el pasado marzo, el límite se amplía hasta ocho ejemplares. Este plan de caza de las reservas regionales permite además la caza los miércoles, para la modalidad de batidas.

Organizaciones conservacionistas como Fapas cuestionan las modificaciones aprobadas por la Consejería, ya que aseguran que en las zonas de montaña ha descendido la población de jabalíes, y que el aumento de los cupos y los días de caza sólo servirá para presionar a la especie, reducir su número de ejemplares y aumentar los daños de lobo. “Sin sus presas naturales, los lobos modifican sus hábitos predadores y buscan  presas alternativas, bajando a los pueblos donde día sí y día también, matan una oveja aquí y seis allá”.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa