Publicado el: 29 Ago 2017

AS-228: rotondas y circunloquios

Roberto VELASCO

Se ha luchado mucho por conseguir que una carretera como la AS-313 que une varios pueblos de Oviedo y Grado y donde se encuentra el Colegio Público “El Villar”, se convirtiera en un lugar de tránsito seguro, algo que como es sabido, se ha conseguido culminar con gran alegría por parte de los vecinos y usuarios. Sin embargo  tenemos varios problemas que resolver en la carretera que surca el Valle del Trubia, la AS-228, a su paso por nuestra localidad. Conviene recordar que el tránsito de los autocares escolares hacia “El Villar” se realiza por esta carretera para tomar un cruce hacia la AS-313 el cuál se ha convertido en un verdadero problema de seguridad vial. La seguridad de los niños depende en gran medida del cruce de ambas carreteras. Hoy por hoy, ese cruce no reúne las condiciones  necesarias debido a que  se encuentra al final de una curva ciega que aunque tiene marcado un límite de 50 km/h, no todo el mundo respeta, ocasionando situaciones de peligro al incorporarse los autocares o cualquier otro vehículo a la AS-228.

Después de haber pasado 14 largos años peleando por la AS-313, ha llegado el momento de luchar por conseguir la colocación de una rotonda en este cruce. En apariencia la Consejería de Infraestructuras está por la labor. Así nos lo ha comunicado la antigua consejera, hoy dimitida. Y esperamos que esa promesa se cumpla.  Fue durante la fiesta de inauguración de la AS-313 que celebramos en Sama de Grado como colofón a tantos años de esfuerzo y  decepciones que sufrimos los vecinos y los miembros de la Plataforma Procarretera AS-313.

Además se plantean para la AS-228 otras medidas muy importantes en las que la Asociación de Vecinos de Trubia está muy comprometida y que también cuentan con el apoyo de la Plataforma Pro Carretera As-313. Estas medidas conllevan la inclusión de pasos de cebra elevados en el tramo urbano de Trubia, la colocación de señales luminosas que adviertan de la peligrosidad del tramo, el ensanche del tramo del parque de Cataluña o la inclusión de una acera  que discurra desde Casa Miranda hasta Campo. Incluso lo deseable sería que llegara hasta San Andrés.

A la reivindicación de la rotonda se oponen algunas voces que quieren exponer algunos privilegios poco convincentes  que anteponen el tráfico turístico procedente de Proaza a la seguridad que puede proporcionar la instalación de dicha rotonda. Este tráfico que abunda en días festivos no tiene porqué sentirse “agraviado” cuando no hay incorporaciones masivas que procedan de la AS-313, algo que cambia en alguna medida durante los días laborables de la época escolar.

Y tampoco sirve de mucho alegar que hay otros cruces en la AS-228 que tienen problemas de seguridad. Considero muy lícito luchar por su mejora y aliento a los vecinos perjudicados en esos lugares a que se reivindiquen. En Trubia solemos insistir mucho en nuestras reclamaciones y en cierta medida vamos consiguiendo algunas mejoras. Por experiencia, no podemos ofrecer un mejor consejo.

Anteponer la velocidad a la seguridad para ahorrar 5 minutos en esta carretera parece muy desacertado y propio de quienes tienen tiempo  para dedicarse a buscar críticas donde deberían de haber compromisos conjuntos para encontrar mejoras comunes. Seguiremos insistiendo, y aprovechando la apertura de las administraciones a un diálogo que debe dar  soluciones  a nuestra reivindicación.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa