Publicado el: 11 Sep 2017

Asturias descubre las cascadas de Guanga

Vecinos de Perlavia y San Andrés temen la masificación del enclave, que ha multiplicado sus visitantes tras ser imagen de Oviedo en la Feria de Muestras

Tres jóvenes bañistas de Sama de Grado, junto a Mario Kurt, Diego Gutiérrez, Ricardo Fernández, Enrique López, y Fernando Paizano, vecinos de San Andrés de Trubia y Perlavia.

Redacción/Trubia
Las cascadas de Guanga han sido la imagen de Oviedo en la Feria de Muestras, cuyo stand recibió más de 50.000 visitas. Parte de esos asturianos han caído en la cuenta, por primera vez, de la existencia de este peculiar enclave natural, con su gran peña que fue una fortificación, su arboleda, su haya gigante, su molino derruído y sobre todo, su cascada. El paraje, que ya desde hace unos años era destino de excursionistas, ha visto multiplicadas sus visitas.
Vecinos de Perlavia y de San Andrés, las dos localidades desde las que se accede a Guanga, reclaman “más planificación” para evitar un uso abusivo, como ocurrió en su momento con Gulpiyuri.
Lo primero que destacan es que todo el entorno de Guanga, salvo el río, es terreno de propietarios privados. Uno de los vecinos tradicionales, ahora residente en San Andrés, Ricardo Fernández Busto, mantuvo durante años el camino para que no se lo comiera la maleza, lo que hacía por iniciativa propia ante el olvido general. Vecinos más recientes, como Diego Gutiérrez, que reside en la quintana que antaño fue de la familia de Ricardo, critican que se promocione la zona de espaldas a los pueblos. “Soportamos el aislamiento, la falta de servicios básicos, como Internet, para poder disfrutar de paz y naturaleza. Ahora hay excursionistas por todas partes, se pierden porque no hay señales, y nada queda para el pueblo. Nos dejan el hueso, se quedan el solomillo”. Una opinión que en cierto modo comparte Roberto Velasco, dirigente vecinal que vive en Perlavia. “No existe ningún beneficio para el entorno con la masificación. Además Perlavia y San Andrés no tienen espacios habilitados para el aparcamiento. Antes de promocionarlo habría que explicar lo frágil que es este espacio y fomentar el respeto por la naturaleza”. Mario Kurt, austríaco afincado en Camales, considera que es beneficioso que la belleza de Guanga no pase desapercibida, pero cree que debe buscarse un equilibrio y que los residentes de siempre encuentren un beneficio para la comunidad, que evite la masificación, O al menos, que sirva para que el pueblo tenga un chigre, propone el veterano Enrique López, de Perlavia.

Urbanismo protegerá el entorno natural en el nuevo Plan General
La concejalía de Urbanismo que dirige el concejal Ignacio Fernández del Páramo tiene previsto proteger el enclave natural de Guanga, junto a otros cuatro entornos de interés ambiental del municipio (la laguna de Torollu, en San Claudio; el sur de Caces y Puerto; el arroyo Morente, en Cruces, y el conjunto integrado por Fayéu, Fresnosa y el arroyo San Frechoso, en el entorno de Olloniego).
Fernández del Páramo pretende “garantizar” la protección de todas estas zonas, buscando la figura más adecuada para cada una de ellas en el planeamiento urbanístico del concejo. La propuesta de proteger estos enclaves de especial belleza partió del grupo de expertos contratado por el Ayuntamiento para analizar la situación de la zona rural de Oviedo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa