Publicado el: 17 Sep 2017

Tradición y modernidad, de premio en Las Regueras

La asociación La Piedriquina otorgó el Reguerano del Año a Xandru González, Paz Fernández, Lucía Velasco y Jorge Álvarez, por conservar la vida rural de antaño en pleno siglo XXI, durante la celebración del Cristo de Biedes

Foto de familia de los Regueranos del Año 2017, tras recibir el galardón/ Foto de Esther Martínez

Esther Martínez/Las Regueras

Conservar las tradiciones y hacerlas compatibles con el siglo XXI tiene premio en Las Regueras. La asociación cultural La Piedriquina entregó esta mañana los Regueranos del Año 2017, que recayeron en Xandru González Fernández y Paz Fernández Mesa, de la casería de Puerma, y en Lucía Velasco y Jorge Álvarez, propietarios de la ganadería Álvarez y Velasco del Escamplero, que mantienen la tradición de la trashumancia a Somiedo. La entrega de los galardones se hizo durante la celebración de la fiesta del Cristo de Biedes, con un emotivo discurso de la presidenta de La Piedriquina y cronista oficial de Las Regueras, Rosa Rodríguez, que habló en asturiano para explicar la distinción a la familia de Xandru Rodríguez, y en castellano, para dedicarle el premio a la de Lucía Velasco,

Según el jurado, se otorgó el reconocimiento a Xandru González Fenández y Paz González Mesa, de Puerma, “por su filosofía de vida, por la recuperación de su casería al más puro estilo tradicional, por la restauración de su casa y hórreos con el máximo respeto, por poner en práctica la autosuficiencia con sus cultivos, animales, conservas, útiles y prendas de vestir… considerando que son un ejemplo a seguir y que si hubiese muchos como ellos, no hablaríamos de dejadez ni despoblamiento del campo”, señala el acta. A Álvarez y Velasco de Escamplero “por la gestión de la ganadería a cargo de Lucía Velasco Rodríguez, en la que hay una perfecta sincronía entre Lucía y sus vacas y, sobre todo, por mantener viva la tradición de la trashumancia a Somiedo durante siglos de manera ininterrumpida, donde tuvieron casa en Perllunes. Otro ejemplo a seguir el de los jóvenes Lucía Velasco y Jorge Álvarez, que apostaron por esta forma de vida».

Subasta de la ramera en Biedes/ Foto de Esther Martínez

Tras la celebración de la misa y la entrega de los premios se celebró la tradicional subasta de la ramera, en la que la reguerana del año pujó con fuerza, pero no pudo ser. Se la llevó César Álvarez, de Xugal, en 2.940 euros. Se trata de una vaca asturiana de los valles doble grupa, que acaba de ser bautizada con el nombre de Marisa, novia de su nuevo propietario. Va preñada, y con una xata, de nombre Golfina. El pago, como es tradición, se hará en agosto de 2018. La subasta corrió a cargo de Ramón Álvarez, presidente de la Asociación de les Rameres del Cristo, y estuvo amenizada por Xosé Ambás.
Tras la celebración, que contó con la presencia de la alcaldesa reguerana, María Isabel Méndez, se celebró un pincheo y se sortearon las cestas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa