Publicado el: 18 Sep 2017

Los jóvenes toman el relevo en Trubia

La Sociedad de Festejos recupera las fiestas, que se llegaron a perder en 2015

LVT / Trubia

Trubia siempre presumió, porque pudo, de tener muchas y buenas fiestas. Sin embargo en 2015 algo ocurrió y, por primera vez en su historia, la villa cañonera pasó el verano sin verbenas. Por eso, a partir de ese momento, un grupo amplio de jóvenes capitaneados por Juan García, tomo las riendas, dando un nuevo impulso que, en sus dos años funcionando ha vuelto a revitalizar al pueblo.
La Sociedad de Festejos de Trubia SOFETRU crece. Ya son 450 socios y su directiva llega a los trece componentes con edades comprendidas entre los 19 y los 35 años. Celebran dos fiestas, una más pequeña de primavera y la grande, en verano, que dura 4 días, aunque entre medias organizan sidradas y otros eventos para mantener viva la chispa y también ir recaudando fondos “porque nos financiamos con recursos propios”, explica Rubén Arias. Y es que organizar unas buenas fiestas cuesta mucho trabajo… y mucho dinero. Trabajo no hay problema, es voluntario y sobra porque hay mucha implicación del pueblo. Lo más difícil es conseguir los 25.000 euros que cuesta. El comercio local ayuda mucho, y también el Ayuntamiento, aunque el equipo directivo piensa que la Corporación podría buscar fórmulas y convenios con empresas de electricidad, de alquiler de carpas, etc de manera que se hagan contratos para todas las fiestas de Oviedo y así saldría más barato, pagando luego a escote. Ideas para ahorrar de aquí y de allá.
Sofetru no organiza solo las fiestas. El resto del movimiento asociativo de Trubia aporta su granito de arena en la programación. Así por ejemplo la Asociación Cultural prepara el descenso del río, una actividad cada vez más popular y las Amas de Casa el campeonato de parchís.
La barra del bar de la fiesta la atienden los integrantes de la directiva, no como en otros pueblos que alquilan el chiringuito. “Eso nos ayuda a poner precios asequibles que evitan botellones. Además, la gente conoce las caras de los que estamos detrás del mostrador y eso le gusta al público”, explican. Pero para conseguir que todo llegue a buen puerto “hay que buscarse mucho la vida porque si no sube mucho el presupuesto y no se puede hacer”.

 

El trabajo empieza ya  a primeros de año

Preparar unas buenas fiestas como las de Trubia requiere mucho sacrificio para los voluntarios de Sofetru. Comienzan a primeros de año, con los carnets, que hacen personalizados y la lotería de Navidad para ir llenando la hucha. Cobran una cuota anual de 15 euros para adultos y otra de 5 euros para los niños que incluye el bollo, el vino, el pañuelo de la fiesta y el libro.
Los integrantes de la directiva pedirán al Ayuntamiento que ponga autobuses buho durante las fiestas porque así vendría mucha gente de Oviedo con vínculos en Trubia. Esa es una de sus peticiones. Otra es conseguir un local para guardar sus equipos y poder atender a los socios. Por eso proponen que se les ceda el antuiguo despacho de la alcaldía de barrio, que está en desuso.
Y puestos a pedir, les gustaría que los trámites administrativos y permisos para organizar las fiestas fueran mucho más sencillos.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa