Publicado el: 21 Sep 2017

Toni Jardón, el «influencer» de la huerta

El «agroyoutuber» más famoso se instala en Puerma (Las Regueras)

Toni Jardón, en su huerta/ Foto de Esther Martínez

Esther Martínez/Las Regueras

Cuando su padre le reservó un trozo de jardín y le dio una azada en la casa familiar de Aragón Toni Jardón ya se emocionaba con la germinación de las lentejas. No tiene antepasados campesinos ni siquiera un abuelo con huerta y pueblo. Comenzó cultivando la tierra para huir del ordenador y termina volviendo a las redes sociales cada noche para atender a medio millón de seguidores en su canal de Youtube.
La madre de Jardón compró un garaje con finca en Puerma (Las Regueras) para convertirlo en estudio de pintura en 2010, y dos años más tarde unos “ajos elefantes” llegados de Cantabria cambiarán para siempre el uso de la finca. Toni grabó un video para darle las gracias a quien se los había enviado, mostrándole como los plantaba; a este, le siguió otro plantando fabas de mayo y un tercero de guisantes. El 20 de diciembre de 2012 nació el fenómeno de “La Huertina de Toni”, que recibe más de dos millones y medio mensuales de visitas en su canal.
“No se realmente cual es la clave del éxito. Comencé sembrando rabanitos que era lo más fácil. Soy autodidacta y muy curioso. Le pregunté a una vecina por la técnica de abonado el primer año y recibí talleres en asociaciones de permacultores”. De esta filosofía se quedó con la idea de “conseguir alimentos sin envenenar la tierra; abono con humos de lombriz y hago mis propios purines con extracto de ortiga, te de compost, etc. “.
Utiliza la fauna y flora auxiliar para combatir plagas. “Se llaman plantas trampa; por ejemplo las capuchinas son atacadas por los pulgones antes que las berenjenas por eso las planto juntas; antes utilizaba infusiones de ajo para el pulgón pero comprobé que no hay mejor solución que ser mero observador y colaborador de la naturaleza y dejarla actuar para que no se rompa la cadena. Cultivo para mi y familia quiero una horticultura ecológica” afirma mientras se come una capuchina.
Construye hoteles para insectos donde las avispas alfareras cazan orugas, las mariquitas comen pulgón y las crisopas, lagartijas y arañas protegen los cultivos naturalmente. Ningún aditivo químico es necesario para que la huerta de Toni dé sus frutos; utiliza el riego natural y artesano porque es el momento de relax. “Me gusta probar nuevos cultivos y este año introduje la okra, una leguminosa que procede del sur de Asia y el kiwano un fruto africano. Siembro lo que me gusta y además de un hobbie, es una filosofía de vida. Aprendí a comer más equilibrado y a aprovechar los productos de temporada”. Nunca se planteó ni vender ni ampliar el espacio de producción; un pequeño invernadero y bancales cerámicos.
Toni Jardón ha impartido varios cursos de poda e injertos. El éxito de la huertina le llevó al horticultor convertido en community manager, a ser premiado a la mejor bitácora, en la IX edición de los Premios 20Blogs en 2015.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa