Publicado el: 29 Sep 2017

Adiós a una buena guisandera

En la jubilación de María Concepción Álvarez, del restaurante La Cabaña de Conce

María Concepción Álvarez/ Foto de Esther Martínez

Por Jesús SUÁREZ

Una vez cumplida su historia laboral, y entrar en periodo de jubilación, la querida Conce, propietaria de La Cabaña de Conce, situada en Santullano de Las Regueras, deja su profesión de buena guisandera y comercialmente pasa a la reserva, tras años de duro trabajo que no es otro que dar bien de comer.

Ella ahora apaga sus fogones, aquellos que con gran amor y maestría, nos dieron de comer con guisos tan deliciosos como el repollo relleno, fabada, cordero, callos, etc, y postres de su elaboración personal.

Todos los que disfrutamos de su buena cocina, nos marchábamos fartucos y muy contentos de su esmerada elaboración.

Desde aquí deseamos a Conce, a su esposo Manuel, fiel colaborador, a sus hijos y nietos, todo género de felicidad, y larga vida en su periodo de jubilación.

Este es mi deseo.

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa